Información

Primeras formas de vida en evolucionar el vuelo controlado


¿Cuál fue el primer organismo vivo capaz de volar en los cielos y controlar su dirección, no solo el Aeroplancton como bacterias y virus transportados por los vientos, sino algo como un insecto o pez alado o algo similar, y cuándo evolucionó?


Probablemente fue uno de los primeros Pterygota (insecto con alas).

Que yo sepa, la filogenia de Pterygota no está completamente resuelto.

  • Hennig (1981) describe la siguiente filogenia

  • Boudreaux (1987) describe la siguiente filogenia

  • Wheeler y col. (2001) ofrece una buena evidencia de esta filogenia.

Odonata abarca libélulas y caballitos del diablo. Los ephemeroptera se denominan comúnmente efímeras. El origen de los pterigotos fue hace unos 300 millones de años.

El primer insecto volador (más o menos) tenía tres pares de alas (Kukalova-Peck, 2005). El par presente en el primer segmento del tórax (contando desde la cabeza) se perdió en todas las especies existentes. Sin embargo, tenga en cuenta que membracidae están utilizando la vía de desarrollo de este tercer par para hacer una exhibición elaborada (principalmente para la defensa; ver más abajo).

Algunos clados perdieron además ambos pares de alas y un clado, los Diptera (moscas) perdieron solo el último par de alas. Este último par se reemplaza por halterios que son particularmente visibles en las moscas grulla (ver más abajo)


Evolución y cambio climático global

Parece que cada vez que los medios de comunicación crean una nueva historia sobre ciencia, es necesario incluir algún tipo de tema controvertido o debate. La Teoría de la Evolución no es ajena a la controversia, especialmente la idea de que los humanos evolucionaron con el tiempo a partir de otras especies. Muchos grupos religiosos y otros no creen en la evolución debido a este conflicto con sus historias de creación.

Otro tema científico controvertido del que a menudo se habla en los medios de comunicación es el cambio climático global o el calentamiento global. La mayoría de la gente no discute que la temperatura media de la Tierra aumenta cada año. Sin embargo, la controversia surge cuando se afirma que las acciones humanas están acelerando el proceso.

La mayoría de los científicos cree que tanto la evolución como el cambio climático global son ciertos. Entonces, ¿cómo afecta uno al otro?


Origen de la vida: generación espontánea

Alguna vez se creyó que la vida podía provenir de cosas inanimadas, como ratones del maíz, moscas del estiércol bovino, gusanos de la carne podrida y pescado del lodo de lagos previamente secos. La generación espontánea es la hipótesis incorrecta de que las cosas inanimadas son capaces de producir vida. Se han realizado varios experimentos para refutar la generación espontánea, algunos de ellos se tratan en las secciones que siguen.

El experimento de Redi y la refutación de Needham

En 1668, Francesco Redi, un científico italiano, diseñó un experimento científico para probar la creación espontánea de gusanos colocando carne fresca en cada uno de dos frascos diferentes. Un frasco se dejó abierto y el otro se cubrió con un paño. Días después, el frasco abierto contenía gusanos, mientras que el frasco tapado no contenía gusanos. Notó que se encontraron gusanos en la superficie exterior de la tela que cubría el frasco. Redi demostró con éxito que los gusanos provenían de huevos de mosca y, por lo tanto, ayudó a refutar la generación espontánea. O eso pensaba él.

En Inglaterra, John Needham desafió los hallazgos de Redi al realizar un experimento en el que colocó un caldo o salsa en una botella, la calentó para matar cualquier cosa que estuviera dentro y luego la selló. Días después, informó de la presencia de vida en el caldo y anunció que la vida se había creado a partir de la no vida. En realidad, no lo calentó el tiempo suficiente para matar a todos los microbios.

Experimento de Spallanzani

Lazzaro Spallanzani, también científico italiano, revisó los datos y el diseño experimental de Redi y Needham y concluyó que quizás el calentamiento de Needham de la botella no mató todo lo que había adentro. Construyó su propio experimento colocando caldo en cada una de las dos botellas separadas, hirviendo el caldo en ambas botellas, luego sellando una botella y dejando la otra abierta. Días después, la botella sin sellar estaba repleta de pequeños seres vivos que podía observar con mayor claridad con el microscopio recién inventado. La botella sellada no mostraba signos de vida. Esto ciertamente excluyó la generación espontánea como teoría viable. Excepto que los científicos de la época notaron que Spallanzani había privado de aire a la botella cerrada, y se pensó que el aire era necesario para la generación espontánea. Entonces, aunque su experimento tuvo éxito, una fuerte refutación mitigó sus afirmaciones.

Bioterms

Pasteurización originalmente era el proceso de calentar alimentos para matar microorganismos dañinos antes del consumo humano, ahora la luz ultravioleta, el vapor, la presión y otros métodos están disponibles para purificar alimentos en el nombre de Pasteur.

Experimento de Pasteur

Louis Pasteur, el notable científico francés, aceptó el desafío de recrear el experimento y dejar el sistema al aire. Posteriormente diseñó varias botellas con cuellos en forma de S que estaban orientados hacia abajo para que la gravedad impidiera el acceso de materiales extraños en el aire. Colocó un caldo enriquecido con nutrientes en una de las botellas con cuello de ganso, hirvió el caldo dentro de la botella y no observó vida en la jarra durante un año. Luego rompió la tapa de la botella, exponiéndola más directamente al aire y notó formas de vida en el caldo en cuestión de días. Señaló que mientras el polvo y otras partículas transportadas por el aire estuvieran atrapadas en el cuello en forma de S de la botella, no se creaba vida hasta que se eliminaba este obstáculo. Razonó que la contaminación provenía de formas de vida en el aire. Pasteur finalmente convenció al mundo culto de que incluso si se exponía al aire, la vida no surgía de la no vida.


La vida y las rocas pueden haber evolucionado conjuntamente en la Tierra

En una fiesta de Navidad hace diez años, una idea se estaba gestando en la mente de Robert Hazen. Hazen era un físico de minerales autoproclamado & # 8220 duro & # 8221 en ese momento, y como la mayoría de los científicos (y jugadores de 20 preguntas), consideraba que el mineral era una bestia totalmente separada de los animales y los vegetales. Pero eso pronto cambiaría.

Contenido relacionado

Durante la fiesta, el biólogo teórico Harold Morowitz le preguntó a Hazen si existían minerales de arcilla durante el Hadeano, el período geológico entre 4.6 y 4.000 millones de años atrás, cuando se estaba formando la Tierra primitiva. Aunque era una pregunta básica, Hazen se sorprendió. Morowitz estaba esencialmente preguntando si la mineralogía que existía cuando la Tierra era nueva, y posiblemente cuando se originó la vida, era diferente de la que vemos hoy.

& # 8220 Ningún mineralogista en la historia había hecho una pregunta como esa & # 8221, dice Hazen. Si bien un proceso de formación de minerales debería ser el mismo ya sea que haya ocurrido hace miles de millones de años o el martes pasado, Hazen se dio cuenta de que no había razón para suponer que los minerales no podrían evolucionar, al igual que la vida cambia con el tiempo. Desde entonces, él y sus colegas han demostrado que la vida no surgió & # 8217t de forma aislada & # 8212 probablemente los minerales la ayudaron en el camino. Y a medida que la vida evolucionó, creó una miríada de nichos químicos que permitieron que se formaran nuevos minerales.

& # 8220 Vemos esta coevolución entrelazada de la geosfera y la biosfera, & # 8221, dice Hazen. & # 8220 La vida engendra rocas, las rocas engendran vida. & # 8221 & # 160 Su equipo y otros expertos en el campo & # 160 presentan & # 160 esta idea en una nueva función de NOVA & # 160Vida & # 8217s Rocky Start. Me senté con Hazen para charlar un poco sobre la película y el asombroso mundo de los minerales (lo siguiente ha sido editado para mayor extensión):

Cuéntame un poco de la película. Vida & # 8217s Rocky Start?

Vida & # 8217s Rocky Start es la historia de los 4.500 millones de años de historia de la Tierra, contada a través de los ojos de un mineralogista que ha sufrido una especie de transformación. Comencé como mineralogista, pensando, como hacen la mayoría de los mineralogistas, que los minerales son hermosos objetos físicos, son variados, diversos. Pero no se puede contar la historia de los minerales sin contar también la historia de la vida. Hoy conocemos 5.000 o más especies minerales, cada una con una composición química y una estructura cristalina distintivas. Y de esos 5.000, más de dos tercios son el resultado de los cambios que la vida ha hecho en la Tierra.

Entonces, ¿cuál fue el primer mineral del universo?

Cuando comenzamos a pensar en minerales a través del tiempo profundo, sorprendentemente, nadie había hecho esa pregunta. ¿No es tan asombroso? En cualquier campo, los orígenes son un gran problema: primera vida, primeros planetas, primeras estrellas. Pero los mineralogistas nunca habían preguntado, ¿cuál fue el primer mineral?

Inmediatamente después del Big Bang, las cosas están demasiado calientes, e incluso después de que las cosas se condensaron un poco, solo el hidrógeno y el helio formaron la mayor parte del universo. No forman minerales porque son gases y los minerales tienen que ser cristales. Lo siguiente que hicieron el hidrógeno y el helio fue condensarse en grandes estrellas. Las estrellas son motores de lo que se llama nucleosíntesis, o que forman todos los elementos químicos de la tabla periódica. Los minerales se forman a partir de esos otros elementos.

¿Cuándo después de esa primera estrella podrías tener el primer cristal? Resulta que la respuesta está en las envolturas gaseosas de estrellas muy enérgicas o supernovas explosivas. A medida que esas envolturas gaseosas se expanden y se enfrían, tienes concentraciones de elementos que son lo suficientemente altas y temperaturas lo suficientemente bajas como para que se puedan formar los primeros cristales. Ese primer cristal, creemos, fue una especie microscópica de diamante, porque las estrellas son ricas en carbono y porque el diamante se forma a la temperatura más alta de cualquier cristal conocido.

¿Qué pasa con los primeros minerales de la Tierra?

A medida que los gases alrededor de las primeras estrellas se enfriaron, puede haber una docena de cristales diferentes formados por los elementos más comunes: silicio, oxígeno, magnesio, nitrógeno. Estas fueron las primeras especies de cristales minerales que cubrieron el cosmos y formaron el polvo de esas grandes nubes que eventualmente formaron nuevos sistemas solares. La Tierra se formó a partir de una de esas nubes.

Los primeros planetas pueden haber tenido 400 o 500 minerales. Luego, a medida que los planetas como la Tierra evolucionaron durante mil millones de años, es posible que hayamos obtenido hasta 1.500 minerales, todos formados a partir de procesos químicos y físicos puros. Más allá de eso, no hay ningún otro proceso físico o químico concebible que conozcamos para que un planeta similar a la Tierra produzca más minerales, hasta que tenga vida.

¿Cómo influyeron los minerales en la vida temprana?

Las superficies minerales protegen, organizan y moldean. Toman esas moléculas, las seleccionan y las concentran. ayudan a esas moléculas a reaccionar para formar estructuras cada vez más largas como membranas celulares y polímeros. Sabemos que las moléculas simplemente no pueden organizarse de esa manera en el océano o en la atmósfera & # 8212 & # 8217 están demasiado diluidas, son demasiado aleatorias. Fueron las superficies, como los minerales, las que proporcionaron tanto la energía como el mecanismo de concentración necesarios para unir moléculas en los pasos clave para el origen de la vida.

La pregunta más importante es: ¿cómo se pasa de moléculas organizadas en la superficie de un mineral a un conjunto de moléculas que hacen copias de sí mismas? Ciertamente sabemos que esa es la característica fundamental de la vida, la autorreplicación, y sabemos que algún sistema temprano de moléculas debe haber descubierto ese truco. Quizás los minerales guiaron ese proceso o quizás fueron simplemente un lugar conveniente para que las moléculas se reunieran y se organizaran, y solo por un evento fortuito, el conjunto correcto de moléculas se unió y formó este sistema autorreplicativo.


La evidencia científica de la creación

Para que una teoría se califique como teoría científica, debe estar respaldada por observaciones que sean observables de manera repetible y, en principio, la teoría debe ser falsable. Es decir, debe haber alguna forma de demostrar que la teoría es falsa si es que es falsa. Ni la creación ni la evolución cumplen los criterios de una teoría científica. No hubo observadores humanos del origen del universo, el origen de la vida o el origen de un solo ser vivo. Estos eventos ocurrieron en el pasado inobservable y no son repetibles en el presente. La creación y la evolución son inferencias basadas en pruebas circunstanciales. Son teorías sobre la historia. Stephen Jay Gould, profesor de Harvard y portavoz principal de la teoría evolutiva actual, afirma que & # 8220La biología evolutiva es una disciplina histórica por excelencia & # 8221 y rinde gran honor al evolucionista Ernst Mayr como & # 8220 gran científico histórico & # 8221 1.

¿Es un evento evolutivo observable, incluso repetible? Theodosius Dobzhansky, un famoso evolucionista, ha dicho:

Esos sucesos evolutivos son únicos, irrepetibles e irreversibles. Es tan imposible convertir un vertebrado terrestre en un pez como efectuar la transformación inversa. La aplicabilidad del método experimental al estudio de tales procesos históricos únicos está severamente restringida antes que nada por los intervalos de tiempo involucrados, que exceden con mucho la vida de cualquier experimentador humano. Y, sin embargo, es precisamente esa imposibilidad la que exigen los anti-evolucionistas cuando piden & # 8220 pruebas & # 8221 de la evolución que aceptarían magnánimamente como satisfactorias. 2

Dobzhansky afirmó entonces que la aplicabilidad del método experimental a la evolución es una & # 8220 imposibilidad & # 8221. Una razón dada por Dobzhansky y otros evolucionistas para rechazar la creación como una posible explicación de los orígenes es porque no está sujeta al método experimental. Sin embargo, al mismo tiempo, ¡consideran totalmente irrazonable que los creacionistas impongan la misma exigencia a la teoría de la evolución!

Un ejemplo de evolución que a menudo se enseña a los estudiantes es el cambio en las poblaciones de polillas moteadas en Inglaterra de una variedad predominantemente de color claro y moteado a una variedad predominantemente melánica o de color oscuro, debido al oscurecimiento progresivo de los troncos de los árboles sobre los que descansan las polillas. Esto ocurrió como consecuencia del aumento de la contaminación debido a la revolución industrial. Ha sido caracterizado por los evolucionistas como el ejemplo más asombroso de evolución jamás visto por el hombre. Por supuesto, no es evolución en absoluto. Las polillas eran polillas salpicadas, Biston betularia, antes de la revolución industrial, y todas siguen siendo polillas salpicadas, Biston betularia, hoy. Las variaciones que son realmente observables hoy, y que Darwin citó en este libro como evidencia de la evolución, son cambios dentro de una especie. Nadie ha observado jamás que un tipo básico de planta o animal se transforme naturalmente en otro tipo básico.

¿Es falsable la teoría de la evolución? La teoría se ha vuelto tan plástica que no importa cuáles sean los datos, se pueden adaptar a la teoría. Cada vez más evolucionistas se están dando cuenta de este defecto en la teorización moderna de la evolución. Por ejemplo, el evolucionista Murray Eden, profesor del MIT, ha declarado:

Esto no se puede hacer en la evolución, tomándolo en su sentido amplio, y esto es realmente todo lo que quise decir cuando lo llamé tautólogo en primer lugar. De hecho, puede explicar cualquier cosa. Puede ser ingenioso o no al proponer un mecanismo que parece plausible para los seres humanos y mecanismos que son consistentes con otros mecanismos que ha descubierto, pero sigue siendo una teoría infalsificable. 3

Por tanto, la evolución, es decir, la teoría de la ameba al hombre, no se puede observar y la teoría no es falsable. Por tanto, no satisface los criterios de una teoría científica. Lo mismo puede decirse de la teoría de la creación. No vemos a Dios creando nada hoy, y como teoría, la creación no es falsable. Sin embargo, una u otra debe ser cierta. Además, cada uno puede utilizarse como modelo científico y discutirse en términos científicos. Tenemos evidencia circunstancial con la que se puede comparar cada teoría: el registro fósil, las leyes de la termodinámica, las leyes de la probabilidad, la evidencia del diseño y el propósito, etc. Una vez hecho esto, se puede hacer la pregunta & # 8220 ¿Cuál modelo de orígenes, creación o evolución, ¿encajan mejor los datos? & # 8221

Pero, ¿no es la religión de la creación? ¿No es cierto que lo sobrenatural debe ser excluido de la ciencia? Por otro lado, ¿no es la evolución, ya que excluye lo sobrenatural, al menos calificada como modelo científico? Es cierto que en la ciencia experimental y de observación en la que estamos investigando objetos, eventos y procesos en el mundo real: cómo el sol produce su energía, la mecánica del sistema solar, la causa y los productos de las explosiones de supernovas, nuestra bioquímica, fisiología, etc., ¿empleamos solo leyes y procesos naturales? Ésta es la única forma en que un científico puede operar cuando busca observar y explicar el funcionamiento del universo actual. El evolucionista, sin embargo, insiste en que no solo debemos usar leyes y procesos naturales para explicar el funcionamiento del universo y sus organismos vivos, sino que debemos usar esas mismas leyes y procesos naturales para explicar el origen del universo y los organismos vivos. contiene. Al hacerlo, sale de los límites de la ciencia empírica, observacional y comprobable. Insiste en la aplicación estricta de su cosmovisión. Richard Lewontin, evolucionista y profesor de biología de Harvard, en su introducción al libro anti-creacionista, Los científicos se enfrentan al creacionismo, Establece que,

Sin embargo, sea cual sea nuestra comprensión de la lucha social que da lugar al creacionismo, sea cual sea el deseo de reconciliar ciencia y religión, no hay escapatoria a la contradicción fundamental entre evolución y creacionismo. Son cosmovisiones irreconciliables. 4

Así, Lewontin afirma que la evolución y la creación son cosmovisiones irreconciliables. La cosmovisión de uno implica el sentido de la realidad de uno, lo que está más allá o antes del universo físico, ¿hay algo sobrenatural o trascendental más allá del universo físico, o no hay nada? ¿Es la posibilidad o la convicción de que existe un creador más religiosa que la creencia de que no existe ningún creador? Ambos puntos de vista son metafísicos, por lo tanto, básicamente religiosos. Esto ha sido enfatizado por Phillip Johnson, profesor de derecho de la Universidad de California, en su libro, Darwin en juicio. 5

El evolucionista Douglas Futuyma afirma:

Al acoplar la variación no dirigida y sin propósito al proceso ciego e indiferente de la selección natural, Darwin hizo superfluas las explicaciones teológicas o espirituales de los procesos de la vida. Junto con la teoría materialista de la historia y la sociedad de Marx y la atribución de Freud del comportamiento humano a influencias sobre las que tenemos poco control, la teoría de la evolución de Darwin fue un pilar fundamental en la plataforma del mecanismo y el materialismo, de gran parte de la ciencia. , en resumen, esa ha sido desde entonces la etapa de la mayor parte del pensamiento occidental. 6

En otras palabras, la trilogía de la evolución darwiniana - la teoría materialista de Marx de la historia económica y política y la psicología freudiana - es ahora la cosmovisión materialista mecanicista predominante en la academia occidental.

Michael Ruse, un evolucionista y profesor de filósofo de la ciencia en la Universidad de Guelph, fue uno de los principales testigos de la evolución en el juicio federal de Arkansas de 1981 sobre la constitucionalidad de la ley de tiempo igual para la creación y la evolución aprobada por la legislatura de Arkansas (declarada inconstitucional por Juez William Overton). En ese momento argumentó enérgicamente que la teoría de la evolución era una ciencia libre de implicaciones religiosas, mientras que la teoría de la creación era exclusivamente religiosa. Esto sirvió como base principal para la decisión del juez Overton. Doce años más tarde, Ruse fue uno de los oradores en el simposio del 13 de febrero de 1993 sobre & # 8220The New Antievolutionism & # 8221 de la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia en Boston. Su discurso, que revela un cambio muy significativo en su posición anterior, asombró a la audiencia. Contribuir a este cambio fue un intercambio entre evolucionistas y creacionistas, que involucró, entre otros, a Ruse y Phillip Johnson. Ruse dejó en claro que seguía siendo tan evolucionista como siempre. Con respecto al intercambio con Johnson y otros, Ruse declaró:

Pero hablamos mucho más sobre toda la cuestión de la metafísica, toda la cuestión de las bases filosóficas. Y lo que Johnson estaba argumentando era que, en cierto nivel, el tipo de posición de una persona como yo, un evolucionista, se basa metafísicamente en algún nivel, tanto como el tipo de posición de, digamos, alguien, algún creacionista, alguien como Gish o alguien así. Y hasta cierto punto, debo confesar, en los diez años desde que actué, o aparecí, en el juicio del creacionismo en Arkansas, debo decir que yo mismo he venido a este tipo de puesto. 7

Y ciertamente, no hay ninguna duda al respecto, que en el pasado, y creo que también en el presente, para muchos evolucionistas, la evolución ha funcionado como algo con elementos que son, digamos, similares a ser una religión secular.

Se refirió a ejemplos de T. H. Huxley, Julian Huxley y Edward O. Wilson. En su comentario final, Ruse declaró:

Pero vengo aquí y digo, creo que filosóficamente uno debería ser sensible a lo que creo que muestra la historia, es decir, eso. . . la evolución, similar a la religión, implica hacer ciertos supuestos a priori o metafísicos, que en algún nivel no se pueden probar empíricamente. Supongo que todos lo sabíamos, pero creo que ahora todos somos mucho más sensibles a estos hechos. Y creo que la manera de lidiar con el creacionismo, pero la manera de lidiar con la evolución también, no es negar estos hechos, sino reconocerlos y ver a dónde podemos ir, a medida que avanzamos desde allí.

Debe felicitarse a Ruse por esta franca admisión.

La naturaleza religiosa de la evolución había sido aclarada anteriormente por proponentes como Julian Huxley y Jacob Bronowski. Han dicho, por ejemplo:

Una religión es esencialmente una actitud hacia el mundo en su conjunto. Así, la evolución, por ejemplo, puede resultar un principio tan poderoso para coordinar las creencias y esperanzas del hombre como lo fue Dios en el pasado. 8

El sacerdote jesuita, P. Pierre Teilhard de Chardin, conocido por su participación con Piltdown Man (la última investigación indica que no estuvo involucrado en el fraude) y los fósiles de Peking Man, declaró que,

¿Es la evolución una teoría, un sistema o una hipótesis? Es mucho más: es una condición general a la que todas las teorías, todas las hipótesis, todos los sistemas deben inclinarse y que deben satisfacer de ahora en adelante para que sean pensables y verdaderas. La evolución es una luz que ilumina todos los hechos, una curva que deben seguir todas las líneas. 9

Nada podría ser más religioso que esto. Pero, podría decirse, Teilhard de Chardin era un sacerdote, no un destacado científico evolutivo. Pero en su elogio a Theodosius Dobzhansky, el biólogo evolutivo Francisco Ayala afirmó que, según Dobzhansky, el lugar de la evolución biológica en el pensamiento humano se expresa mejor en el pasaje de Pierre Teilhard de Chardin citado anteriormente. 10 George Gaylord Simpson, paleontólogo evolucionista de fama mundial, también citó favorablemente esta afirmación de De Chardin. 11

Sin embargo, ¿constituye la enseñanza de la teoría mecanicista no teísta de la evolución un desafío o una amenaza a los compromisos religiosos teístas tradicionales? El profesor de Harvard, Richard Lewontin, ciertamente lo cree. En su introducción a Los científicos se enfrentan al creacionismo (ref.4), estados de Lewontin (p. xxv),

De repente, el estudio de la evolución estaba en todas las escuelas. Había triunfado la cultura de la clase dominante y se les habían arrebatado los valores religiosos tradicionales, el único vestigio de control que la población rural tenía sobre su propia vida y la vida de sus familias. 12

Esto es lo que ocurrió, según Lewontin, luego de la adopción generalizada de la serie de libros de biología de la escuela secundaria del Estudio del Currículo de Ciencias Biológicas, que son evolutivos en todo momento. Nótese particularmente que Lewontin afirma que esto constituyó un triunfo de la cultura de la clase dominante sobre los valores religiosos tradicionales de la población rural. Cuando a los estudiantes se les enseña que todo en el universo fue producido por una serie de procesos estrictamente mecanicistas que comienzan con los gases de hidrógeno y helio producidos por un hipotético Big Bang, esto fomenta la creencia en una filosofía y un conjunto de valores sin Dios.

En conclusión, se puede afirmar que ni la creación ni la evolución es una teoría científica y, por tanto, la teoría evolutiva no es más científica que la teoría de la creación. Además, la teoría de la evolución es tan religiosa como la teoría de la creación. La enseñanza de la teoría de la evolución exclusivamente, como se está haciendo en la mayoría de nuestras escuelas públicas financiadas con impuestos en los Estados Unidos, viola la separación de la iglesia y el estado y viola la libertad académica de maestros y estudiantes. Se recomienda que toda la evidencia científica que respalde cada una de estas dos teorías opuestas, desprovista de referencias o uso de cualquier literatura religiosa, se presente en nuestras escuelas públicas financiadas con impuestos de manera imparcial, permitiendo a los estudiantes decidir por ellos mismos, qué modelo de origen, creación o evolución, encajan mejor los datos. Eso sería buena ciencia y buena educación. Esto se puede hacer completamente de acuerdo con la constitución de los Estados Unidos, incluso según los principales evolucionistas, como se documenta a fondo en mi libro, Enseñanza de la ciencia de la creación en las escuelas públicas (ver Bibliografía). La verdad es que los evolucionistas dominan casi por completo nuestro sistema educativo, el establecimiento científico con su control de lo que se publica en sus revistas, y los medios de comunicación con su control sobre lo que se publica en nuestros periódicos y revistas y lo que sale por radio y televisión. . Es extremadamente difícil para los científicos de la creación obtener una audiencia para su posición. Los resultados son predecibles. Por lo tanto, Stephen Jay Gould admitió francamente esto cuando dijo:

Muchas ventajas se acumulan para los vencedores de cualquier disputa, militar o cerebral, y los derechos de crónica deben figurar entre las mayores ventajas. En resumen, los ganadores escriben la historia. ¿Cómo interpretaríamos la guerra de Troya si nuestro relato principal hubiera sido escrito por el bardo de Héctor y cómo verían las generaciones futuras la historia de la teoría evolutiva si Duane Gish y Henry Morris (nuestros creacionistas modernos más vociferantes) arrinconaron el mercado de descripciones escritas? 13

Resumen de la evidencia científica

El registro fósil

El registro fósil constituye una de las pruebas más importantes sobre los orígenes. Es la historia de la vida escrita en las rocas. Si la teoría de la evolución es verdadera, el registro fósil debe ser lo que requiere esta teoría y, por otro lado, si la creación es verdadera, el registro fósil debe estar de acuerdo con esa teoría. Los evolucionistas Glenister y Witzke afirman que & # 8220 el registro fósil brinda la oportunidad de elegir entre modelos evolutivos y creacionistas para el origen de la tierra y sus formas de vida. & # 8221 14 Futuyma expresa una creencia similar cuando dijo:

La creación y la evolución, entre ellas, agotan las posibles explicaciones del origen de los seres vivos. Los organismos aparecieron en la tierra completamente desarrollados o no. Si no es así, deben haberse desarrollado a partir de especies preexistentes mediante algún proceso de modificación. Si aparecieron en un estado completamente formado, deben haber sido creados por alguna inteligencia omnipotente. . . 15

Si la evolución es cierta, entonces millones de especies han evolucionado durante cientos de millones de años a medida que cada especie se desarrolló a partir de alguna forma anterior y, a su vez, dio lugar a una forma posterior. Además, la doctrina evolutiva sostiene que la evolución procede por la supervivencia del más apto, y los más aptos se definen como aquellos que se reproducen en mayor número. Por lo tanto, la población de cada especie intermedia sería considerablemente grande y existiría durante decenas de miles a varios millones de años. Como resultado, enormes cantidades de las formas de transición generadas por la evolución habrían vivido y muerto durante ese vasto período de tiempo. Si la evolución es cierta, nuestros museos de historia natural deberían contener grandes cantidades de indudables formas de transición. La evidencia de la evolución debería ser obvia, incluso para que la vea el ojo inexperto.

Por otro lado, si la creación fuera cierta, esperaríamos encontrar un tipo de registro muy diferente entre los fósiles. Esperaríamos observar que cada tipo básico de planta y animal, cada diseño morfológico básico, aparecería completamente formado sin una serie de formas de transición que revelaran un origen de algún otro tipo básico. Los gatos siempre fueron gatos, los perros siempre fueron perros, los monos siempre fueron monos y los humanos siempre fueron humanos. Esperaríamos ver variaciones dentro de cada tipo: muchas variedades de pinzones, como señaló Darwin en las Islas Galápagos. Sin embargo, como señalan los científicos de la creación, los pinzones no solo son pájaros, siguen siendo pinzones y se cruzan entre sí. Creer que los pinzones, canarios, patos, águilas, colibríes, etc., evolucionaron a partir de un ancestro común que evolucionó a partir de un reptil requiere un gran acto de fe no documentado por el registro fósil.

Desde el principio, el registro fósil contradice la evolución, pero presenta la evidencia predicha basada en la creación. Darwin era consciente del hecho de que el registro fósil no producía la evidencia que predijo su teoría, pero esperaba que las generaciones futuras desenterrarían la evidencia requerida. Esto no ha sucedido. El evolucionista Dr. David Raup, profesor de geología en la Universidad de Chicago, afirma:

La evidencia que encontramos en el registro geológico no es tan compatible con la selección natural de Darwn como nos gustaría. Darwin estaba completamente consciente de esto. Estaba avergonzado por el registro fósil porque no se veía como había predicho y, como resultado, dedicó una larga sección de su Origen de las especies a un intento de explicar y racionalizar las diferencias. . . La solución general de Darwin a la incompatibilidad de la evidencia fósil y su teoría fue decir que el registro fósil es muy incompleto. . . Bueno, ahora estamos unos 120 años después de Darwin y el conocimiento del registro fósil se ha expandido enormemente. Ahora tenemos un cuarto de millón de especies fósiles, pero la situación no ha cambiado mucho. El registro de la evolución sigue siendo sorprendentemente desigual e, irónicamente, tenemos incluso menos ejemplos de transición evolutiva de los que teníamos en la época de Darwin. Con esto quiero decir que algunos de los casos clásicos de cambio darwiniano en el registro fósil, como la evolución del caballo en América del Norte, han tenido que ser descartados o modificados como resultado de información más detallada, lo que parecía ser un buen La progresión simple cuando se disponía de relativamente pocos datos ahora parece ser mucho más compleja y mucho menos gradual. Así que el problema de Darwin no se ha aliviado. . . dieciséis

Anteriormente, el evolucionista David Kitts, profesor de geología en la Universidad de Oklahoma, expresó la misma opinión.

A pesar de la brillante promesa de que la paleontología proporciona un medio de & # 8220 observar & # 8221 evolución, ha presentado algunas dificultades desagradables para los evolucionistas, la más notoria de las cuales es el presente de & # 8220gaps & # 8221 en el registro fósil. La evolución requiere formas intermedias entre especies y la paleontología no las proporciona. Por lo tanto, las lagunas deben ser una característica contingente del registro. Darwin estaba lo suficientemente preocupado por este problema como para dedicarle un capítulo del & # 8220Origin & # 8221. Explica & # 8220las imperfecciones del registro geológico & # 8221 en gran parte sobre la base de la falta de deposición continua de sedimentos y por la erosión. Darwin también tiene la esperanza de que algunos de los vacíos se llenen como resultado de la recolección posterior. Pero la mayoría de las lagunas seguían allí un siglo después y algunos paleontólogos ya no estaban dispuestos a explicarlas geológicamente. 17

Como veremos, así como la investigación paleontológica durante los 125 años transcurridos entre la publicación del libro de Darwin y # 8217 y estas publicaciones no lograron aliviar el problema de Darwin con el registro fósil, los paleontólogos tampoco mejoraron la situación en las dos décadas desde la publicación de estos informes. .

Los fósiles de una amplia gama de invertebrados complejos aparecen abruptamente completamente formados en las llamadas rocas cámbricas. Los evolucionistas creían hace unos años que estas rocas cámbricas comenzaron a formarse hace unos 600 millones de años. Ahora, los geólogos nos dicen que estas rocas comenzaron a formarse hace no más de 520 a 530 millones de años, y que la duración de lo que se llama el período Cámbrico fue solo de 5 a 10 millones de años en lugar de su estimación anterior de 80 millones de años. Estos fósiles incluyen los de almejas, caracoles, trilobites, braquiópodos, medusas, esponjas, gusanos, etc. Miles de millones de veces miles de millones de fósiles de estas criaturas se encuentran en las rocas del Cámbrico en todos los continentes del mundo. Estos animales supuestamente evolucionaron comenzando con criaturas microscópicas unicelulares. Generalmente debajo de las rocas cámbricas se encuentran las llamadas rocas precámbricas. Los evolucionistas creen que las rocas precámbricas se depositaron durante cientos de millones de años antes y antes del período cámbrico. Si la evolución es cierta, estas rocas precámbricas deberían contener miles de millones de veces miles de millones de fósiles de los ancestros evolutivos de los invertebrados complejos. Además, debemos encontrar fósiles de formas de transición que vinculen a estos complejos invertebrados con ancestros comunes. Muchas de las rocas precámbricas están intactas y son perfectamente adecuadas para la conservación de fósiles. Si los fósiles estuvieran allí, los encontrarían. En la actualidad, hay muchos informes en la literatura científica sobre el descubrimiento de fósiles de organismos microscópicos, de cuerpo blando y unicelulares, como bacterias y algas, en rocas precámbricas. Si se pueden encontrar fósiles de tales criaturas, es obvio que no habría dificultad en encontrar fósiles de los ancestros evolutivos y formas de transición que conducen a los complejos invertebrados cuyos fósiles se encuentran en las rocas del Cámbrico. Sin embargo, nadie ha encontrado ancestros fosilizados para uno solo de los invertebrados del Cámbrico, o formas de transición que vinculen, digamos, esponjas con medusas, braquiópodos con almejas, caracoles con trilobites o cualquier otro vínculo posible. Debido a la importancia vital de estos hechos, se proporcionará una amplia documentación. Las siguientes referencias describen las muchas publicaciones recientes que discuten el problema omnipresente, desconcertante y persistente de la teoría evolutiva debido a la aparición explosiva de una amplia gama de invertebrados complejos en el registro fósil con una ausencia total de ancestros y sin rastro de formas de transición entre los diversos tipos de invertebrados. Richard Dawkins, el biólogo y evolucionista británico, afirma:

Los estratos de rocas del Cámbrico, con una antigüedad de unos 600 millones de años, son los más antiguos en los que se encuentran la mayoría de los principales grupos de invertebrados. Y encontramos a muchos de ellos ya en un estado avanzado de evolución, la primera vez que aparecen. Es como si hubieran sido plantados allí, sin ninguna historia evolutiva. No hace falta decir que esta aparición de siembra repentina ha encantado a los creacionistas. 18

¡Sí, claro! La aparición repentina de estas criaturas completamente formadas deleita a los creacionistas. Es precisamente lo que se predice a partir de la creación. Douglas Futuyma, ardiente anti-creacionista, en su libro sobre biología evolutiva, afirma:

Se considera probable que todos los phyla animales se hayan vuelto distintos antes o durante el Cámbrico, ya que todos parecen estar completamente formados, sin intermediarios que conecten una forma con otra. 19

Por lo tanto, Futuyma debe confesar que todos los phyla animales (un phylum es la categoría o taxón más amplio de plantas y animales, por ejemplo, todos los vertebrados - peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos, incluido el hombre - se encuentran en el phylum Chordata), o al menos todos los filos de invertebrados, han aparecido en el registro fósil sin absolutamente ninguna evidencia de que hayan surgido de formas precedentes.

James W. Valentine, geólogo y paleontólogo de la Universidad de California, Santa Bárbara, describe el problema de esta manera:

La mayoría de las autoridades están de acuerdo en que los filamentos de metazoos más complejos que los gusanos planos han descendido todos (o quizás casi todos), al menos indirectamente, de poblaciones parecidas a gusanos planos, ya que todos comparten muchas características. Sin embargo, no hay acuerdo sobre las vías reales de descendencia. Casi todas las combinaciones ancestrales-descendientes remotamente posibles han sido sugeridas por uno u otro trabajador. Una vez más, la naturaleza de las formas intermedias entre los grupos conocidos obviamente habrá sido diferente para un par de ancestro-descendiente que para otro.

El registro fósil es de poca utilidad para proporcionar evidencia directa de las vías de descenso de los phyla o de las clases de invertebrados. Cada filo con un registro fósil ya había desarrollado su plan corporal característico cuando apareció por primera vez, por lo que podemos decir por los restos fósiles, y ningún filo está conectado a ningún otro a través de tipos fósiles intermedios. De hecho, ninguna de las clases de invertebrados puede conectarse con otra clase mediante una serie de intermedios. Las relaciones entre phyla y clases deben inferirse sobre la base de su semejanza. Sin embargo, incluso las técnicas más sofisticadas de análisis de la filogenia hasta ahora no han logrado resolver las grandes diferencias de opinión sobre las relaciones entre phyla (o también entre muchas clases). 20

Los muchos filos de invertebrados, como almejas, caracoles, braquiópodos, erizos de mar, esponjas, medusas, trilobites, etc., difieren drásticamente entre sí, pero los evolucionistas creen, como describe Valentine, que todos ellos han evolucionado a partir del mismo antepasado común: una criatura parecida a un gusano plano! Esto se basa puramente en la fe, por supuesto, ya que, como Valentine describe más adelante en el mismo artículo, aquellas criaturas que desarrollaron estructuras esqueletizadas (aquellas criaturas con partes duras, como almejas, caracoles, trilobites, corales, etc.) lo hicieron de forma independiente y sin dejar rastros de antepasados ​​o formas de transición. Él dice:

Cada uno de los filos que desarrollaron linajes esqueletizados de forma duradera durante este período lo hizo de forma independiente, lo que sugiere que las oportunidades para la vida epifaunal estaban abiertas a una amplia gama de tipos adaptativos.Además, muchos de los filos esqueletizados de forma duradera que aparecen en las rocas del Cámbrico están representados por una serie de subgrupos, clases u órdenes distintivos que aparecen repentinamente sin intermediarios conocidos. 21

Teniendo en cuenta la cantidad de phyla y la cantidad de clases dentro de cada phylum que aparecen en las rocas cámbricas, Valentine estima que en estas rocas se encuentran alrededor de 300 criaturas con diferentes planes corporales y subplanos principales. Miles de millones de veces miles de millones de fósiles de estas criaturas están sepultados en las rocas cámbricas esparcidas por la faz de la tierra. Estas rocas, y las rocas precámbricas, deberían contener muchos miles de millones de fósiles de la gran cantidad de intermedios que habrían existido si la evolución fuera cierta, ¡pero nunca se ha encontrado uno!

A medida que se hacen más y más descubrimientos, los evolucionistas se ven presionados cada vez más. Solían fechar el comienzo del período Cámbrico en unos 600 millones de años, y suponían que su duración era de unos 80 millones de años. Ahora están asignando una fecha de aproximadamente 530 millones de años, y posiblemente tan recientemente como 520 millones de años, para su comienzo, y se ven obligados a exprimir el origen de la amplia gama de invertebrados complejos en un lapso de tiempo que creen que puede no abarcar nada. más de diez millones de años y muy probablemente sólo cinco millones de años. Cinco millones de años es solo un parpadeo de tiempo en su escala de tiempo evolutivo. Después de todo, creen que los organismos unicelulares existieron en la tierra durante tres mil millones de años antes de que estos animales del Cámbrico surgieran de la nada.

Una de las discusiones más exhaustivas de todos los aspectos de la & # 8220Explosión cambriana & # 8221 y sus & # 8220misterios & # 8221 se encuentra en el Capítulo 1, & # 8220 Origen y radiación temprana de los metazoos & # 8221, escrito por los paleontólogos Philip Signor y Jere Lipps en el libro editado por los mismos autores. 22 Empiezan su relato con el estado de cuenta:

El complejo de eventos históricos que abarca el origen y la evolución temprana de Metazoa es a la vez la característica más destacada y el fenómeno biohistórico más no resuelto en la historia de la vida. Ha sido el tema más desconcertante desde que surgió la paleontología como disciplina científica en los siglos XVIII y XIX.

La aparición repentina de diversos fósiles esqueléticos de metazoos anuncia el comienzo del Fanerozoico [la Era Fanerozoica incluye todo el registro fósil desde el Cámbrico hasta el presente]. . . Hay poca evidencia de que la capacidad de formar esqueletos se haya adquirido de forma gradual o durante un período prolongado. . . . Una amplia variedad de tipos de esqueletos y la mayoría de los principales clados de invertebrados marinos aparecen repentinamente en el registro fósil. . . . La diversificación ecológica de los animales es igualmente dramática. Estas biotas ocuparon una amplia variedad de hábitats, desde bentos poco profundos a profundos y al reino pelágico (págs. 7, 8).

Stefan Bengtson, un paleontólogo sueco, describe la situación de la siguiente manera:

Si algún evento en la historia de la vida se parece a los mitos de la creación del hombre, es esta repentina diversificación de la vida marina cuando los organismos multicelulares asumieron el papel de actores dominantes en la ecología y la evolución. Desconcertante (y vergonzoso) para Darwin, este evento todavía nos deslumbra y se erige como una revolución biológica importante a la par con la invención de la autorreplicación y el origen de la célula eucariótica. El phyla animal emergió de las nieblas precámbricas con la mayoría de los atributos de sus descendientes modernos. 23

Sí, de hecho, esta repentina aparición de invertebrados complejos & # 8220 fuera de la niebla precámbrica & # 8221 sin rastro de ancestros o formas de transición sigue siendo desconcertante y embarazosa para los evolucionistas de hoy, como lo fue para Darwin, porque 135 años después de Darwin, los evolucionistas son no más cerca de una solución del & # 8220misterio & # 8221 que Darwin. Bengtson nos dice que & # 8220Si algún evento en la vida & # 8217s historia se parece al hombre & # 8217s los mitos de la creación, es esta repentina diversificación de la vida marina. . . . & # 8221 Una vez más, decimos, ¡sí, de hecho! La explosión de organismos vivos complejos que se encuentran en el registro fósil es precisamente lo que es y debe predecirse en base a la creación. El mito no es creación. El mito es la teoría de la evolución, un mito inventado para explicar nuestro origen sin Dios.

Estos hechos esencialmente destruyen la teoría de la evolución. La idea de que esta amplia gama de invertebrados complejos podría haber evolucionado durante millones de años sin dejar rastro de esta increíble transición en el registro fósil desafía cualquier explicación creíble. Todos los intentos de apelar a explicaciones geológicas, climáticas, atmosféricas y químicas para esta repentina y dramática aparición de los complejos invertebrados fracasan estrepitosamente. A pesar de esta evidencia irrefutable, si uno opta por creer que la evolución es verdadera y que todas estas criaturas complejas evolucionaron sin dejar evidencia, esa es su elección, pero esa persona debe admitir que cree en la evolución no por la evidencia científica sino en a pesar de la evidencia. Por otro lado, la evidencia descrita anteriormente es una evidencia poderosa y positiva de la creación. Es precisamente lo que uno esperaría encontrar si la creación fuera verdadera.

El origen de los vertebrados es igualmente repentino y dramático. Los evolucionistas creen que los peces fueron los primeros vertebrados. Tenemos miles de millones de veces miles de millones de fósiles de invertebrados complejos. Hay incontables miles de millones de fósiles de los diversos tipos de peces enterrados en las rocas de todo el mundo. Si la evolución es cierta y algunos invertebrados o invertebrados evolucionaron hasta convertirse en peces durante unos cien millones de años, miles de millones de miles de millones de formas de transición deberían haber vivido y muerto durante ese vasto período de tiempo. Nuestros museos de historia natural deberían tener muchos miles de fósiles de estas formas de transición que muestren qué invertebrados evolucionaron hasta convertirse en peces y el camino de esa notable transición evolutiva. No se ha encontrado ninguno.

Errol White, un evolucionista y experto en peces, en su discurso presidencial sobre peces pulmonados a la Linnean Society de Londres, dijo:

Pero sean cuales sean las ideas que las autoridades puedan tener sobre el tema, los peces pulmonados, como cualquier otro grupo importante de peces que conozco, tienen sus orígenes firmemente basados ​​en nada. . . . 24

En su discusión sobre el origen de los peces óseos, Todd hace la siguiente observación:

Las tres subdivisiones de los peces óseos aparecen en el registro fósil aproximadamente al mismo tiempo. Ya son muy divergentes morfológicamente y están fuertemente blindados. ¿Cómo se originaron? ¿Qué les permitió divergir tan ampliamente? ¿Cómo llegaron todos a tener una armadura pesada? ¿Y por qué no hay rastro de formas intermedias anteriores? 25

Todd intenta describir un escenario para esta aparición repentina, completamente formada, de estos tipos principales de peces, pero es solo eso: un escenario. El hecho es que todos parecen estar completamente formados.

Arthur Strahler ha publicado un libro anti-creacionista. En este libro, critica dos de mis primeros libros sobre el registro fósil. La última edición, Evolución: ¡Los fósiles todavía dicen que no! (ver Bibliografía), fue publicado posteriormente a su libro. En su discusión sobre el origen de los peces, dice Strahler, & # 8220 el origen de los vertebrados es oscuro - no hay ningún registro fósil que preceda a la aparición de peces en el Ordovícico tardío. & # 8221 26 Esto es lo que tiene que decir sobre los antepasados y formas de transición para peces:

Duane Gish encuentra al leer el tratado de 1966 de Alfred S. Romer & # 8217, Paleontología de vertebrados, que los paleontólogos de la corriente principal no han encontrado ningún registro fósil de cordados de transición que conduzcan a la aparición de la primera clase de peces, el Agnatha, o de formas de transición entre los agnaths primitivos, sin mandíbula y la clase Placodermi con mandíbula, o de transición desde el placodermos (que estaban pobremente estructurados para nadar) a la clase Chondrichthyes, o desde esos peces cartilaginosos esqueléticos parecidos a tiburones a la clase Osteicthyes, o peces óseos (1978a, pp. 66-70 1985, pp. 65-69). La evolución de estas clases se muestra en la Figura 43.1. Tampoco, dice Gish, hay ningún registro de formas de transición que conduzcan al surgimiento de los peces pulmonados y los crossopterigios de los peces óseos con aletas lobuladas, un paso evolutivo que se supone que condujo al surgimiento de los anfibios y, en última instancia, a la conquista de las tierras. por respirar aire vertebrados.

En una serie de citas de Romer (1966), Gish encuentra todas las confesiones que necesita de los evolucionistas de que cada una de estas clases aparece de repente y sin rastro de antepasados. La ausencia de los fósiles de transición en los espacios entre cada grupo de peces y su antepasado se repite en los tratados estándar sobre la evolución de los vertebrados. Incluso el trabajo anticreacionista de Christ McGowan & # 8217s 1984, que pretende mostrar & # 8220por qué los creacionistas están equivocados & # 8221, no menciona las cuatro páginas de texto de Gish & # 8217 sobre el origen de las clases de peces. Sabiendo que McGowan es una autoridad en paleontología de vertebrados, interesado en culpar a los creacionistas en cada oportunidad, debo asumir que no me he perdido nada importante en esta área. Este es un recuento de la acusación creacionista & # 8217 que sólo puede evocar al unísono de los paleontólogos una petición de nolo contendere (p. 408).

Nolo contendere es, por supuesto, una declaración de culpabilidad de un acusado que debe admitir que no tiene defensa.

Por tanto, el registro fósil no ha producido antepasados ​​o formas de transición para las principales clases de peces. Tales antepasados ​​hipotéticos y las formas de transición requeridas deben, según el registro conocido, ser simplemente el producto de la especulación. ¿Cómo entonces se puede argumentar que la explicación que ofrece el modelo de evolución para explicar tal evidencia es más científica que la del modelo de creación? De hecho, no se puede encontrar la evidencia requerida por la teoría de la evolución. La evidencia, por otro lado, es precisamente lo que se esperaría si la creación fuera verdadera.

En cuanto a las pruebas, el asunto está resuelto. La evolución de los organismos vivos no tuvo lugar en este planeta. La pregunta, ¿es Archaeopteryx una forma de transición entre reptiles y aves o no genera un sinfín de argumentos? o por la pregunta: ¿Es uno de los australopitecinos una transición entre los simios y los humanos o no? Incluso los evolucionistas discuten entre ellos sobre cuestiones como estas. En el caso del origen de los invertebrados del complejo cámbrico y el origen de los peces, la evidencia es muy clara. No hay ni una pizca de evidencia que apoye la noción de que estas criaturas evolucionaron. Por otro lado, la aparición abrupta, completamente formada, de todas estas criaturas es exactamente la evidencia que demanda la creación.

El resto del registro fósil proporciona un poderoso apoyo para la creación. Cada tipo básico de planta y animal se distingue sin una serie de formas de transición que lo vinculen a otro tipo básico. Aunque las siguientes citas de las publicaciones de George Gaylord Simpson tienen ahora más de 50 años, todavía describen elocuentemente la situación actual. En una sección titulada & # 8220 Principales discontinuidades sistemáticas de registro & # 8221 en uno de sus libros, afirma que en ninguna parte del mundo hay rastros de un fósil que cerraría la considerable brecha entre Hyrocotherium, supuestamente el primer & # 8220 caballo, & # 8221 y su orden ancestral sugerida Condylarthra. Luego continúa diciendo:

Esto es cierto para los treinta y dos órdenes de mamíferos. . . . Los primeros y más primitivos miembros conocidos de cada orden ya tienen los caracteres ordinales básicos, y en ningún caso se conoce una secuencia aproximadamente continua de un orden a otro. En la mayoría de los casos, la ruptura es tan aguda y la brecha tan grande que el origen de la orden es especulativo y muy discutido. 27

Más adelante (p. 107), Simpson afirma:

Esta ausencia regular de formas de transición no se limita a los mamíferos, sino que es un fenómeno casi universal, como lo han señalado durante mucho tiempo los paleontólogos. Es cierto para casi todos los órdenes de todas las clases de animales, tanto vertebrados como invertebrados. A fortiori, también es cierto para las clases y para los principales filos animales, y aparentemente también es cierto para categorías análogas de plantas.

Tomemos a los animales voladores, por ejemplo. Nadie ha encontrado un rastro de un antepasado o formas de transición para los reptiles voladores, ahora extintos. Cada uno parece completamente formado. El evolucionista Robert Bakker afirma:

Reconstruir la ascendencia de un clan como los pterodáctilos sigue siendo un desafío especialmente difícil. Los dragones voladores parecen irrumpir en el mundo como Atenea desde la mente de Zeus, completamente formados. Incluso los primeros esqueletos de pterodáctilos ya muestran alas completamente desarrolladas y el torso y las caderas especializados tan característicos de toda la orden. . . . Hasta el día de hoy, no se han descubierto fósiles que muestren cómo las extremidades anteriores del pterodáctilo se transformaron en alas. 28

Supuestamente pasaron millones de años durante los cuales algún animal terrestre evolucionó gradualmente hasta convertirse en estas increíbles criaturas voladoras, ¡pero no se ha encontrado una sola forma de transición!

¿Y los reptiles marinos? Estas eran criaturas que eran completamente reptiles, sin embargo, vivían en el mar, la mayoría empleando remos para nadar. Supuestamente, los pies y las piernas se convirtieron gradualmente en remos. El ictiosaurio, bastante diferente, exteriormente tenía una apariencia muy parecida a un pez. Si la evolución fuera cierta, seguramente el registro fósil produciría al menos algunas formas de transición que muestran a algún reptil terrestre evolucionando gradualmente hacia esta notable criatura. Sin embargo, Colbert y Morales afirman:

Los ictiosaurios, en muchos aspectos los más altamente especializados de los reptiles marinos, aparecieron a principios del Triásico. Su llegada a la historia geológica de los reptiles fue repentina y dramática; no hay pistas en los sedimentos anteriores al Triásico sobre los posibles antepasados ​​de los ictiosaurios. 29

La aparición abrupta de estas criaturas sin rastro de formas de transición es nuevamente una poderosa evidencia positiva de la creación.

El origen de otros animales voladores además de los pterodáctilos es una prueba más de la creación. Los fósiles de los mamíferos voladores, o murciélagos, aparecen abruptamente en el registro fósil, esencialmente idénticos a los murciélagos de hoy en día, incluida la posesión del sistema de sonar que se encuentra en muchos murciélagos modernos. No hay rastros de ancestros o formas de transición. Los insectos voladores aparecen en el registro fósil sin una sola forma de transición que sugiera que algo en un insecto no volador evolucionó a alas. James Marden ha registrado el hecho de que

Algunas especies modernas son razonablemente similares a los fósiles de insectos alados que se remontan a 325 millones de años. El problema es que las alas aparecen en el registro fósil ya completamente formadas.

Algo tan milagroso es el vuelo de los insectos que casi todos los biólogos de insectos creen que podría haber evolucionado solo una vez. 30

Según los evolucionistas, la evolución no es un proceso milagroso sino totalmente naturalista, pero aparentemente debe haber muchas excepciones, y los milagros pueden invocarse cuando sea necesario para salvar su teoría.

Archaeopteryx es el ave fósil que es el favorito de los evolucionistas que afirman que hay algunos ejemplos de formas de transición. Se afirma que Archaeopteryx existió hace unos 140 millones de años y tenía características que sugerían que era intermedio entre aves y reptiles. No hay duda de que Archaeopteryx era un pájaro volador. Tenía la forma y el patrón del ala de un ave, sus plumas eran idénticas a las de las aves voladoras modernas, tenía patas encaramadas, un cráneo parecido a un pájaro y la furcula, o espoleta, de las aves modernas. Independientemente de las características que tuviera, ya sea que se desee llamarlas parecidas a aves o reptiles, estaban completamente formadas, no en un estado de transición. El ornitólogo Alan Feduccia afirma:

El Archaeopteryx probablemente no pueda decirnos mucho sobre los primeros orígenes de las plumas y el vuelo en los verdaderos protobirds porque Archaeopteryx era, en un sentido moderno, un pájaro. 31

Se ha afirmado que las plumas se desarrollaron a partir de escamas deshilachadas de reptiles. Esta es una noción que la evidencia científica contradice directamente. La estructura y el desarrollo de las plumas son completamente diferentes a las escamas de los reptiles. Bush dice:

Ha sido una obviedad durante la mayor parte de este siglo que las plumas están relacionadas con las escamas de los reptiles. Pero la evidencia molecular cuestiona la relación simple y directa de la estructura especializada de las aves con las escamas de los reptiles. Proporcionaré argumentos para demostrar que las escamas y las plumas de los reptiles están relacionadas solo por el hecho de que su origen está en el tejido epidérmico. Cada característica, desde la estructura y organización de los genes hasta el desarrollo, la morfogénesis y la organización de los tejidos, es diferente. 32

Las plumas aparecen de repente en el registro fósil, observa Bush.

Una afirmación frecuente de los evolucionistas es que las aves evolucionaron a partir de los dinosaurios. Feduccia y el ornitólogo Larry Martin, jefe de paleontología de vertebrados de la Universidad de Kansas, rechazan esta idea. Martin dice:

La teoría que vincula a los dinosaurios con las aves es una fantasía agradable que a algunos científicos les gusta porque proporciona una entrada directa a un pasado que de otra manera solo podríamos adivinar. Pero a menos que se descubran pruebas más convincentes, debemos rechazarlas y avanzar hacia la siguiente idea mejor. 33

El origen del vuelo en insectos voladores, reptiles voladores, mamíferos voladores y aves es un testimonio notable del hecho de la creación. El resto del registro fósil es una evidencia igualmente sólida de la creación. Los evolucionistas se ven obligados a sustituir escenarios en lugar de las formas de transición requeridas. Por otro lado, la ausencia sistemática de formas transicionales, sumada a la indudable ausencia total de ancestros y formas transicionales para los complejos invertebrados y peces, es la evidencia esperada sobre la base de la creación.

Con respecto al origen del hombre, estamos expuestos regularmente a informes sensacionalistas sobre el descubrimiento, generalmente muy fragmentario, de fósiles que supuestamente, de alguna manera, vinculan al hombre moderno, el Homo sapiens, con ancestros simiescos. Si bien existe un consenso general, por supuesto, entre los evolucionistas de que el hombre ha evolucionado a partir de antepasados ​​parecidos a los simios, el curso de esa evolución y los fósiles involucrados se disputan con mayor frecuencia entre los evolucionistas. Por ejemplo, aunque existe el consenso general entre los evolucionistas de que los australopitecinos, como Australopithecus afarensis (con Donald Johanson & # 8217s & # 8220Lucy & # 8221 como el fósil más prominente) eran ancestrales de criaturas que dieron origen a los humanos, hay algunos que discrepar. 34 Los australopitecinos han sido las figuras centrales en los esquemas evolutivos humanos durante muchos años, y si no son antepasados ​​humanos, como sostienen Charles Oxnard y algunos otros, el árbol genealógico humano está muy desnudo.

Al considerar estas afirmaciones, debemos tener en cuenta el triste historial de los evolucionistas con respecto al origen del hombre. Durante muchos años, basándose en unas pocas piezas de la mandíbula y unos pocos dientes, paleoantropólogos prominentes como David Pilbeam y Elwin Simons afirmaron que Ramapithecus caminaba erguido y era un intermediario entre el mono y el hombre. Ahora que se ha encontrado considerablemente más material fósil de esta criatura, ahora se admite que Ramapithecus no era ancestral del hombre, sino que era esencialmente lo mismo que un orangután.Durante casi medio siglo, el hombre de Piltdown (Eanthropus dawsonii) fue, según el consenso de las mayores autoridades del mundo, un antepasado infrahumano del hombre. En 1950, se demostró que era un fraude. Alguien había tomado la mandíbula de un simio moderno, algunos dientes y un cráneo humano, los había tratado con productos químicos para que parecieran viejos, había alterado los dientes para que parecieran humanos, había plantado los huesos en un depósito de grava cerca de Piltdown, Sussex, Inglaterra, y engañó a los mejores paleoantropólogos del mundo. Y es sorprendente cuántas características parecidas a los simios pudieron ver esos expertos en el cráneo humano y cuántas características similares a las humanas pudieron ver esos expertos en la mandíbula de los simios modernos. El Hombre de Nebraska, basado en un solo diente encontrado en Nebraska en 1922, se decía que era un mono parecido a un hombre o un hombre parecido a un mono. En diciembre de 1922, el Illustrated London News, basado en la descripción de los científicos, publicó una imagen del Hombre de Nebraska, su esposa y las herramientas que estaban usando, ¡todo basado en un solo diente! Unos años más tarde, el hallazgo de material adicional reveló que el Hombre de Nebraska era un cerdo. Durante muchos años, se afirmó que los neandertales eran antepasados ​​primitivos subhumanos del hombre. Ahora se acepta en general que estas personas eran completamente humanas, Homo sapiens, que padecían afecciones patológicas como artritis y raquitismo. No es de extrañar que el anatomista evolucionista Lord Zuckerman declarara que no creía que hubiera ciencia alguna en este campo. Además, declaró que si el hombre había descendido de una criatura parecida a un simio, no había evidencia de esto en el registro fósil. Una discusión mucho más detallada del origen del hombre y del registro fósil en general se encuentra en mi libro, Evolución: ¡Los fósiles todavía dicen que no! Estoy de acuerdo con Lord Zuckerman: si el hombre ha evolucionado a partir de antepasados ​​parecidos a los simios, no hay evidencia de esto en el registro fósil. Los esquemas de la evolución humana se basan en un registro fósil muy escaso, una fe enorme en la teoría de la evolución y oportunidades para ganar fama instantánea.

En algunas de mis publicaciones, he relatado el hecho de que Eugene Dubois, el médico holandés que descubrió un casquete y un fémur que llamó Pithecanthropus erectus (& # 8220erect apeman & # 8221), había descubierto aproximadamente al mismo tiempo dos cráneos humanos modernos. , pero había ocultado este hecho durante unos 30 años. Al parecer, pensó que este descubrimiento pondría en peligro sus afirmaciones sobre Pithecanthropus. Se ha afirmado que estaba equivocado y que Dubois había revelado este hecho aproximadamente al mismo tiempo que publicó su material sobre Pithecanthropus. Williams Howells, un conocido antropólogo evolutivo de la Universidad de Wisconsin, afirma en su libro La humanidad hasta ahora (Garden City, Nueva York: Doubleday, 1946), en la página 191:

Habiendo dejado las abundantes cuevas de Europa, tendremos que contentarnos con restos muy escasos del resto del mundo. De hecho, solo hay un tipo más general en la lista. Para su primer representante, volvemos de nuevo a Java y al Dr. Dubois. Cuando este hombre notable regresó en la década de 1890, tenía, junto con Pithecanthropus, otros dos cráneos que mantuvo en secreto hasta 1920, por razones que nunca decidió explicar. Tal vez, como dijo Keith, fue un buen juicio, porque eran tan diferentes que entregarlos junto con el Hombre de Java habría sobrecargado la capacidad de recuperación de los antropólogos, como el camaleón que se vistió con un plaid escocés. Los cráneos, masculinos y femeninos, eran de Wadjak, eran de gran tamaño y gran cerebro, y completamente sapiens en sus rasgos y sin duda su fecha se corresponde con el Paleolítico Superior de Europa.

Así, tanto Howells como Sir Arthur Keith, famoso antropólogo evolucionista británico, afirmaron que Dubois había ocultado esa evidencia. Si Dubois había publicado la evidencia en revistas científicas, ninguno de estos científicos lo sabía. Les he preguntado a mis acusadores varias veces si saben de una publicación científica de este tipo que por favor me den la referencia para que yo y sus compañeros evolucionistas estemos informados. Hasta ahora ninguno lo ha hecho. Se ha afirmado que Dubois informó estos hallazgos en sus publicaciones, pero hasta ahora nadie ha dado una sola referencia a una publicación científica de Dubois donde se puede encontrar esta información. Además, si Dubois publicó esta información en una revista científica, es extraño que ni Howells ni Keith lo supieran. Si Dubois publicó estos hechos en alguna parte, al menos no los informó al mundo de la antropología.

Evolución, creación y segunda ley de la termodinámica

Una de las nociones populares hoy en día sobre el origen del universo es la llamada teoría del Big Bang, o variaciones de la misma, incluida la teoría de la inflación. Según esta teoría, hace miles de millones de años, toda la energía y la materia del universo estaban apiñadas en un huevo cósmico o quizás en un átomo primitivo. Nadie sabe de dónde vino ni cómo llegó allí. De repente explotó o se expandió a una velocidad increíble. A partir de esta hipotética explosión primordial y caos, esencialmente solo se crearon dos elementos: hidrógeno (75%) y helio (25%). Estos gases simples se expandieron hasta que existió un vacío casi perfecto a una temperatura muy baja. A partir de estos gases simples, se cree que todo en el universo ha evolucionado: estrellas, galaxias, nuestro sistema solar, todos los seres vivos, incluido el hombre con 30 billones de células de aproximadamente 200 tipos diferentes, y un cerebro con 12 mil millones de células cerebrales y 120 billones de conexiones. . Así, según los evolucionistas, el universo comenzó en un estado de caos y desorden del Big Bang y la simplicidad de los gases de hidrógeno y helio, que luego se transformó en el universo increíblemente complejo, incluidos los organismos vivos, que tenemos hoy. Si esto es cierto, la materia debe tener una capacidad intrínseca para transformarse de desorden en orden, de simple a complejo. Los científicos deberían haber observado este hecho e incorporarlo a una ley natural. Por otro lado, si la creación fuera cierta, no se esperaría que la materia tuviera una habilidad tan natural. La creación está terminada. Si algo ha sucedido desde la creación para cambiar el estado creado original, solo podría hacer que la materia se desvaneciera, se deteriorara, pasara del orden al desorden. Así, estas dos teorías postulan observaciones diametralmente opuestas. ¿Qué observamos en el mundo real?

Existe una tendencia natural general de todos los sistemas observados a pasar del orden al desorden, lo que refleja la disipación de la energía disponible para futuras transformaciones: la ley de la entropía creciente. 35

Todos los procesos reales van acompañados de un aumento de entropía. La entropía también mide la aleatoriedad o falta de orden del sistema: cuanto mayor es la aleatoriedad, mayor es la entropía. 36

Entonces, otra forma de enunciar la segunda ley es: & # 8220¡El universo se vuelve cada vez más desordenado! & # 8221 Visto de esa manera, podemos ver la segunda ley a nuestro alrededor. Tenemos que trabajar duro para enderezar una habitación, pero si se deja sola, vuelve a ser un desastre muy rápida y fácilmente. Incluso si nunca entramos en él, se vuelve polvoriento y mohoso. Qué difícil mantener las casas, la maquinaria y nuestros propios cuerpos en perfecto estado de funcionamiento: qué fácil dejar que se deterioren. De hecho, todo lo que tenemos que hacer es nada, y todo se deteriora, se derrumba, se rompe, se desgasta, todo por sí solo, y de eso se trata la segunda ley. 37

Ahora compare estas definiciones o consecuencias de la Segunda Ley de la Termodinámica con la teoría de la evolución definida por Huxley:

La evolución en sentido extendido puede definirse como un proceso direccional y esencialmente irreversible que ocurre en el tiempo, que en su curso da lugar a un aumento de variedad y un nivel de organización cada vez más alto en sus productos. De hecho, nuestro conocimiento actual nos obliga a pensar que toda la realidad es evolución, un solo proceso de autotransformación. 38

Existe una tendencia natural en todos los sistemas naturales observados a pasar del orden al desorden, hacia una mayor aleatoriedad. Esto es cierto en todo el universo conocido, tanto a nivel micro como macro. Esta tendencia es tan invariante que nunca se ha observado que falle. Es una ley natural, la Segunda Ley de la Termodinámica. Por otro lado, según la teoría general de la evolución, tal como la define Huxley, existe una tendencia general de los sistemas naturales a pasar del desorden en el orden, hacia un nivel de complejidad cada vez más alto. Esta tendencia supuestamente opera en todos los rincones del universo, tanto a nivel micro como macro. Como consecuencia, se cree, las partículas se han convertido en personas.

Es difícil entender cómo alguien, científicamente capacitado o no, podría dejar de ver la flagrante contradicción entre la teoría evolutiva del origen del universo y la Segunda Ley de la Termodinámica, una de las leyes naturales mejor establecidas que se conocen en la ciencia. La respuesta habitual, pero sumamente ingenua, que dan los evolucionistas a este dilema es que la Segunda Ley de la Termodinámica se aplica sólo a los sistemas cerrados. Si el sistema está abierto a una fuente de energía externa, se afirma, la complejidad se puede generar y mantener con este sistema a expensas de la energía que se le suministra desde el exterior.

En primer lugar, los evolucionistas creen que el universo es un sistema aislado. Nadie de fuera hizo ningún trabajo en él y no se trajo materia o energía del exterior. Todo lo que tuvo lugar dentro de él y que ahora está sucediendo ocurrió y está ocurriendo por un proceso de autotransformación. La Segunda Ley establece que el orden, la organización y la complejidad de un sistema aislado nunca puede aumentar, sino que solo puede deteriorarse y deteriorarse con el tiempo. No hay excepciones. Sin embargo, los evolucionistas creen que el universo es un sistema aislado que comenzó en un estado de caos y desorden y la simplicidad del gas hidrógeno y se transformó en el universo extremadamente complejo que tenemos hoy. Esta es una clara violación de la Segunda Ley. Si la ciencia es ciencia y las leyes naturales son leyes naturales, el universo no podría haberse creado a sí mismo de forma natural. La única alternativa es que tuvo que ser creado por una agencia externa, por lo tanto sobrenatural.

Sin embargo, algunos podrían afirmar que, si bien esto puede ser cierto para el universo, no se aplica a la evolución de la vida en la tierra.

Nuestro sistema solar es un sistema abierto y la energía se suministra a la tierra desde el sol. Se dice que la disminución de la entropía, o el aumento del orden, en la tierra durante el proceso evolutivo, ha sido más que compensada por el aumento de la entropía, o la disminución del orden, en el sol. El resultado general ha sido una disminución neta en el orden, por lo que se nos dice que no se ha violado la Segunda Ley de la Termodinámica.

Un sistema abierto y una fuente de energía externa adecuada son condiciones necesarias pero no suficientes, sin embargo, para que se genere y mantenga el orden, ya que la energía cruda, no dirigida y descontrolada es destructiva, no constructiva. Por ejemplo, sin la capa protectora de ozono en la atmósfera superior que absorbe la mayor parte de la luz ultravioleta proveniente del sol, la vida en la tierra sería imposible. Las células bacterianas expuestas a dicha radiación mueren en cuestión de segundos. Esto se debe a que la luz ultravioleta, o la irradiación de cualquier tipo, rompe los enlaces químicos y, por lo tanto, aleatoriza y destruye las estructuras altamente complejas que se encuentran en las macromoléculas biológicamente activas, como las proteínas y el ADN. La actividad biológica de estas moléculas de vital importancia se destruye y la muerte sigue rápidamente.

Que se requiere mucho más que una mera fuente de energía externa para formar moléculas y sistemas complejos a partir de otros más simples es evidente a partir de la siguiente declaración de Simpson y Beck: & # 8220. . . el simple gasto de energía no es suficiente para desarrollar y mantener el orden. Un toro en una tienda de loza realiza un trabajo, pero no crea ni mantiene una organización. El trabajo necesario es un trabajo particular, debe seguir las especificaciones, requiere información sobre cómo proceder. & # 8221 39

Por lo tanto, una planta verde, utilizando el sistema fotosintético altamente complejo que posee, puede atrapar la energía luminosa del sol y convertir esta energía luminosa en energía química. Una serie de otros sistemas complejos dentro de la planta verde permite la utilización de esta energía para construir moléculas y sistemas complejos a partir de un material de partida simple. De igual importancia es el hecho de que la planta verde posee un sistema para dirigir, mantener y replicar estos complejos mecanismos de conversión de energía, un sistema genético increíblemente complejo. Sin el sistema genético, no existirían especificaciones sobre cómo proceder, se produciría el caos y la vida sería imposible.

Para que se genere complejidad dentro de un sistema, se deben cumplir cuatro condiciones:

  1. El sistema debe ser un sistema abierto.
  2. Debe estar disponible una fuente de energía externa adecuada.
  3. El sistema debe poseer mecanismos de conversión de energía.
  4. Debe existir un mecanismo de control dentro del sistema para dirigir, mantener y replicar estos mecanismos de conversión de energía.

El dilema aparentemente irresoluble, desde un punto de vista evolutivo, es cómo surgieron estos complejos mecanismos de conversión de energía y sistemas genéticos en ausencia de tales sistemas, cuando hay una tendencia natural general a pasar del orden al desorden, una tendencia tan universal que puede ser posible. declararse como una ley natural, la Segunda Ley de la Termodinámica. En pocas palabras, se requieren máquinas para construir máquinas, y algo o alguien debe operar la maquinaria.

El creacionista se opone así a la hipótesis evolutiva totalmente acientífica de que el universo natural, con toda su increíble complejidad, fue capaz de generarse a sí mismo, y sostiene que debe existir, externo al universo natural, un Creador o Agente sobrenatural, que fue responsable de introduciendo o creando el alto grado de orden que se encuentra dentro de este universo natural. Si bien el creacionismo es extracientífico, no es anticientífico, como lo es la hipótesis evolutiva que contradice una de las leyes de la ciencia mejor establecidas.

El origen de la vida

A través de una elegante serie de experimentos que abarcan dos siglos, Spellanzani, Redi, Louis Pasteur y otros refutaron la noción del origen espontáneo de la vida. Como resultado, la Ley de la Biogénesis, según la cual la vida proviene solo de la vida preexistente, se convirtió en parte del tejido de la biología. Sin embargo, con el surgimiento del darwinismo, esta verdad demostrada dejó de ser aceptable y resucitó la noción del origen espontáneo de la vida. Aunque los evolucionistas todavía están a años luz de cualquier teoría completa sobre cómo la vida pudo haber surgido espontáneamente, a nuestros estudiantes se les dice que el origen espontáneo de la vida en la tierra era casi inevitable. De hecho, hay una serie de barreras infranqueables para un origen evolutivo espontáneo de la vida. Algunos de estos son:

  1. La absoluta necesidad de la exclusión de una cantidad significativa de oxígeno de la hipotética atmósfera primordial. Si hubiera oxígeno presente, todas las moléculas orgánicas se oxidarían a gases simples. La atmósfera actual contiene un 21% de oxígeno y se acumulan pruebas de que la tierra nunca ha tenido una atmósfera significativamente diferente a la que tiene en la actualidad. Además, sin oxígeno no habría capa de ozono alrededor de la tierra para absorber la luz ultravioleta altamente energética y mortalmente destructiva del sol. No puede existir vida en presencia de esta luz ultravioleta y, sin embargo, los evolucionistas persisten en creer que la vida surgió en su presencia.
  2. Las tasas de destrucción de todas las moléculas orgánicas, como los aminoácidos, azúcares, purinas y pirimidinas, etc., superan ampliamente sus tasas de formación por energía cruda e incontrolada, como la luz ultravioleta y las descargas eléctricas. Por lo tanto, nunca podría formarse una cantidad significativa de tales productos en condiciones plausibles de la tierra primitiva. La única razón por la que Stanley Miller obtuvo una cantidad detectable de unos pocos aminoácidos en su famoso experimento 40 fue que empleó una trampa para eliminar continuamente los productos. Esto evitó la reexposición de estos productos a la fuente de energía que los producía. Sin embargo, todavía no se ha concebido ninguna trampa natural plausible en las condiciones terrestres primitivas. Incluso si tal trampa pudiera existir, esto en sí mismo sería fatal para las teorías del origen de la vida, ya que no habría energía disponible y todos los pasos posteriores en el origen de la vida requerirían energía.
  3. No existe ningún método para producir en su estado natural las grandes macromoléculas, como proteínas, ADN y ARN, en condiciones plausibles de la tierra primitiva. Existe una barrera termodinámica infranqueable para la formación espontánea de tales sustancias. Sería comparable a un bebé recién nacido escalando el escarpado acantilado de granito de 3,000 pies de El Capitán en el Valle de Yosemite. Solo los seres vivos poseen la maquinaria metabólica necesaria para superar esta barrera termodinámica.
  4. La formación de una única molécula de proteína, ADN o ARN biológicamente activa requiere el posicionamiento preciso de cientos de subunidades, al igual que las 176 letras de esta oración tenían que estar ordenadas en una secuencia precisa. Una proteína de 100 aminoácidos es una proteína bastante pequeña (la proteína promedio contiene 400 aminoácidos) y, sin embargo, la probabilidad de formar una sola molécula de proteína de 100 de los 20 aminoácidos diferentes dispuestos en orden preciso es de aproximadamente 10-130 (que es decir, una probabilidad del número uno seguido de 130 ceros). Esta probabilidad es esencialmente igual a cero en una escala de tiempo de cinco mil millones de años (la edad supuesta de la tierra), e incluso si sucediera, solo se produciría una sola molécula de una sola proteína. Los océanos del mundo contienen alrededor de 350 millones de millas cúbicas de agua, por lo que tendrían que producirse miles de millones de toneladas de cada uno de los cientos de diferentes moléculas de proteína, ADN y ARN necesarias para comenzar la vida. Esto es absolutamente imposible.
  5. La célula viva más primitiva imaginable no solo requeriría cientos de moléculas de proteínas diferentes y cientos de tipos diferentes de moléculas de ADN y ARN, sino muchos otros tipos de moléculas grandes y complejas, como carbohidratos y lípidos. Además, la célula viva más simple conocida por la ciencia contiene muchos elementos complejos, como la membrana celular, los ribosomas, el sistema generador de energía, etc. tiempo y espacio. El propósito de cada detalle de la estructura y función de la celda es evidente. Por lo tanto, incluso la célula más primitiva imaginable sería increíblemente compleja. ¿Podría un aparato tan complejo surgir por casualidad, incluso ignorando todas las barreras termodinámicas para la formación de moléculas y estructuras complejas? ¡La respuesta es un NO rotundo!

Hace unos años, Sir Fred Hoyle y la Dra. Chandra Wickramasinghe, profesora y directora del Departamento de Matemática Aplicada y Astronomía, University College, Cardiff, Gales, se interesaron por el problema del origen de la vida. Ambos habían sido evolucionistas y ateos de toda la vida. Después de hacer ciertas suposiciones sobre los requisitos para el origen de la célula más simple imaginable, calcularon la probabilidad de que las enzimas proteicas necesarias surjan por casualidad en este planeta en cinco mil millones de años.¡La probabilidad resultó ser una posibilidad del número uno seguida de 40.000 ceros! 41 Esto es absolutamente cero, por lo que calcularon la probabilidad de que la vida evolucione en cualquier parte del universo, asumiendo que cada estrella del universo (alrededor de 100 mil millones de veces 100 mil millones) tiene un planeta como la tierra y que el universo tiene 20 mil millones de años. A todos los efectos prácticos, según sus resultados, la probabilidad no es insensiblemente diferente de cero. Sir Fred Hoyle dijo que la probabilidad del origen evolutivo de la vida es igual a la probabilidad de que un tornado atravesando un depósito de chatarra ensamble un Boeing 747. Uno es libre de creer eso, por supuesto, pero no debería llamarse ciencia. Hoyle y Wickramasinghe ahora dicen que dondequiera que exista vida en el universo, tuvo que ser creada. Wickramasinghe ha declarado que esta evidencia constituye evidencia empírica de la existencia de Dios (no son creacionistas bíblicos, ya que ninguno de los dos cree en el relato de Génesis de la creación, pero creen que la vida tuvo que ser creada).

¿Sir Fred Hoyle y el profesor Wickramasinghe se convirtieron en creacionistas debido a su religión? Obviamente no, porque ambos eran ateos cuando comenzaron sus estudios. Se convirtieron en creacionistas a pesar de las creencias religiosas que tenían en ese momento. La mayoría de los evolucionistas afirman que creer en la creación es religión. De acuerdo con este punto de vista, entonces, cuando Hoyle y Wickramasinghe, en ignorancia de los hechos, sostuvieron una visión evolutiva del origen de la vida, eso era ciencia propiamente dicha, pero el momento en que la evidencia científica los convenció de que la vida no podría haber surgido naturalmente, por lo tanto la vida tuvo que ser creada de manera sobrenatural, ¡sus puntos de vista dejaron de ser ciencia instantáneamente y se convirtieron en religión!

Otros científicos, como Yockey, 42 Salisbury, 43 Coppedge, 44 y Wilder-Smith 45, han llegado a conclusiones similares o han expresado serias dudas. Se puede excluir positivamente un origen evolutivo espontáneo de la vida basándose en los principios probados de la termodinámica y cinética química y las leyes de la probabilidad. La teoría del origen evolutivo de la vida es la mitología del siglo XX.

La evidencia de la embriología

La noción de que un organismo recapitula su historia evolutiva durante el desarrollo del embrión se arraigó tan profundamente en el pensamiento evolutivo que se conoció como la & # 8220 ley biogenética & # 8221. Todavía se afirma, por ejemplo, que el embrión humano en un momento La etapa de su desarrollo tiene hendiduras branquiales, lo que demuestra el hecho de que un pez era un antepasado lejano del hombre. Sin embargo, en ningún momento de su desarrollo, un embrión humano tiene alguna vez hendiduras en la garganta ni un embrión humano tiene branquias. Si un embrión humano nunca tiene branquias ni hendiduras, es seguro que nunca las tendrá. El embrión humano tiene una serie de bolsas faríngeas, o una serie de barras y ranuras, en la región del cuello que se asemejan a las estructuras de la región del cuello del pez. Sin embargo, el hecho de que estas semejanzas son meramente superficiales se demuestra por el hecho de que en el embrión humano las llamadas & # 8220 hendiduras branquiales & # 8221 no se convierten en órganos respiratorios, sino en la mandíbula inferior, estructuras en el oído medio y varias glándulas. Además, recientemente se ha desarrollado un instrumento llamado fetoscopio mediante el cual se puede observar y fotografiar el desarrollo del embrión humano. Esto ha demostrado que cada etapa del desarrollo del embrión humano, tal como se predijo en base a la creación, es exclusivamente humana. 46 El desarrollo del embrión humano, por lo tanto, no revela evidencia de evolución, pero proporciona apoyo empírico para la creación.

Aunque la idea de la recapitulación embriológica todavía se enseña en muchos libros de texto y aulas de biología, es una teoría completamente desacreditada, como reconocen muchos evolucionistas y los embriólogos. Ernst Haeckel, un ferviente evolucionista que promovió ampliamente la llamada & # 8220 ley biogenética & # 8221, publicó supuestas imágenes de embriones que supuestamente revelaron cuán similares eran los embriones de varias criaturas, incluido el hombre, durante el desarrollo. Este fue un flagrante fraude. Sus dibujos no eran verdaderos representantes de los embriones en absoluto, sino que estaban dibujados para que parecieran similares. El alcance de este fraude ha sido expuesto una vez más por Michael Richardson en la edición de agosto de 1997 de Anatomía y Embriología (ver Elizabeth Pennisi, Ciencias, 277 (5 de septiembre de 1997): 1435). La supuesta evidencia de Haeckel & # 8217 para la recapitulación embriológica se ha reproducido en innumerables libros de biología y todavía se encuentra en algunos en la actualidad. Los embriones no recapitulan nada. Simplemente hacen lo necesario para convertir un único óvulo fertilizado en el individuo infantil.

La evidencia de los órganos vestigiales

Un órgano vestigial se ha definido como un órgano que se encuentra en un organismo actual que no tiene ninguna función, pero que era un órgano funcional y útil en un antepasado evolutivo. Hace aproximadamente un siglo, Wiederscheim enumeró alrededor de 180 órganos vestigiales del hombre. Estos incluyeron el apéndice, las amígdalas, el cóccix (el coxis), la glándula pituitaria, la glándula pineal y el timo. Los resultados de la investigación científica y médica han reducido esa lista prácticamente a cero, ya que se ha descubierto la verdadera función de estos órganos. Todos los órganos mencionados anteriormente, por ejemplo, ahora se sabe que tienen funciones importantes. En un artículo publicado recientemente en Evolutionary Theory, el evolucionista S.R. Scadding afirma su convicción de que & # 8220 & # 8216 órganos de investigación & # 8217 no proporcionan evidencia para la teoría de la evolución & # 8221 47 Nuevamente, una predicción basada en la teoría de la evolución ha sido falsificada y la predicción de los científicos de la creación de que la verdadera función de estos órganos eventualmente ser descubierto ha sido verificado.

La evidencia de la biología molecular

Se han determinado las secuencias de aminoácidos de muchas proteínas. Estas proteínas incluyen enzimas, transmisores de electrones, transportadores de oxígeno y hormonas. Se ha encontrado que en muchos casos proteínas que tienen la misma función en diferentes animales, como los citocromos o las hemoglobinas, tienen una secuencia de aminoácidos muy similar en diferentes organismos. Se dice que esas proteínas, como los citocromos, que tienen una secuencia de aminoácidos similar, son homólogas. Además, se ha determinado en general que las proteínas homólogas que se encuentran en criaturas que se parecen mucho entre sí difieren menos entre sí que las proteínas homólogas que se encuentran en criaturas que no se parecen mucho entre sí. Por tanto, el citocromo C que se encuentra en el hombre es más similar al que se encuentra en los simios que al que se encuentra en una rata o una serpiente. Los evolucionistas se han aferrado con entusiasmo a esta evidencia como & # 8220 prueba & # 8221 de la evolución.

Primero debemos señalar que este tipo de evidencia no es de ninguna ayuda para sopesar la credibilidad de la creación versus la credibilidad de la evolución. Esta similitud en la bioquímica de todos los seres vivos debe ser cierta, independientemente de la explicación de sus orígenes. Supongamos, por ejemplo, que las plantas, los animales y los humanos fueron creados con diferentes tipos de aminoácidos, azúcares, purinas, pirimidinas, etc. ¿Qué comeríamos? No podíamos comer plantas ni animales, ya que no podíamos utilizar los aminoácidos, azúcares y otras sustancias que se encuentran en estos organismos. ¡Lo único que podríamos comer sería el uno al otro! Evidentemente, esa sería una solución imposible. Así, animales, plantas y seres humanos debían tener los mismos aminoácidos, azúcares, purinas, pirimidinas, etc. Este hecho determinaría entonces que la bioquímica de todas las plantas, animales y hombre debía ser similar, ya que la maquinaria bioquímica de cada uno tenía estar diseñado para metabolizar las mismas sustancias. Este hecho fue reconocido por (entonces evolucionista) Kenyon y el evolucionista Steinman cuando afirmaron que:

Se podría argumentar que la universalidad de gran parte de la bioquímica es simplemente consistente con el concepto de una población ancestral común, pero no lo prueba en ningún sentido, ya que los mismos patrones básicos de reacción pueden ser necesarios para la vida. 48

Además, dado que nuestra morfología externa está al menos en cierta medida formada por nuestra química interna, esperaríamos que las criaturas que se parecen más entre sí tuvieran bioquímicas más similares que las de las criaturas que no se parecen mucho entre sí. Por tanto, las predicciones relativas a la homología molecular basadas en la creación y la evolución serían sustancialmente las mismas.

Sin embargo, la evidencia de la biología molecular ha producido algunas dificultades serias para la teoría de la evolución y, a medida que se conocen más y más datos sobre estructuras moleculares, más graves se han vuelto las dificultades. Según la teoría evolutiva, la evolución es un proceso mecanicista que debería producir datos que sean consistentes con una teoría mecanicista. Si aparecen datos que son inconsistentes o contradictorios con los predichos por la teoría, la teoría se debilita. Si se acumula un cuerpo suficiente de pruebas tan contradictorias, la teoría se verá seriamente comprometida. Esa situación se está abordando con la teoría de la evolución relativa a las predicciones relativas a la biología molecular a medida que se falsifican cada vez más predicciones sobre la evolución y las estructuras moleculares. El espacio nos permite describir solo algunos.

Las insulinas del cachalote y del rorcual común son idénticas a las del perro y el cerdo, pero difieren de las de la ballena sei. 49

Hay 18 diferencias cuando se compara la secuencia de aminoácidos de la insulina de cobaya con la insulina humana o con la insulina de otro roedor, la rata. 50 La estructura del citocromo C de la serpiente de cascabel varía en 22 lugares en comparación con el citocromo C de la tortuga, otro reptil, pero solo en 14 lugares en comparación con la insulina humana. 51 Cuando se comparan los citocromos C de dos organismos supuestamente estrechamente relacionados, Desulfovibrio desulfuricans y Desulfovibrio vulgaris, se encuentra que difieren notablemente en la composición de aminoácidos. 52 La secuencia de aminoácidos de la lisozima de la clara de huevo de ganso de Emden no es homóloga en absoluto (o, probablemente, muy débilmente) con la lisozima de la clara de huevo de gallina. 53

Según la teoría de la evolución, los mamíferos están más relacionados con los reptiles que con los anfibios. Sin embargo, la hormona liberadora de la hormona luteinizante de los mamíferos es idéntica a la de los anfibios, pero difiere de la de los reptiles. 54

Basado en los hallazgos de su investigación, el evolucionista Dr. Christian Schwabe sugiere una revisión drástica de la teoría de la evolución. A partir de los resultados de sus estudios moleculares de hormonas, Schwabe sostiene que la teoría de que todas las formas de vida están relacionadas a través de un ancestro común no parece ser cierta. 55 Schwabe sostiene que estos datos apoyan el hecho de que cada tipo básico tuvo un origen separado (esta teoría se llama evolución polifilética). Schwabe está diciendo exactamente lo que los creacionistas han estado diciendo todo el tiempo: que todas las criaturas no han compartido un ancestro común, pero que hubo una multitud de orígenes separados y distintos. Los científicos de Schwabe y de la creación difieren, por supuesto, en cuanto a cómo se originó cada tipo por separado en primer lugar. Sin embargo, si Schwabe y los científicos de la creación tienen razón en su afirmación de que los datos de la biología molecular apoyan múltiples orígenes en lugar de descender de un antepasado común, entonces los evolucionistas se ven privados de lo que consideran uno de sus argumentos más sólidos a favor de la evolución. Es de gran importancia que los datos sean ahora lo suficientemente sólidos como para inclinar a un evolucionista del muy considerable conocimiento y experiencia de investigación del Dr. Schwabe a los puntos de vista de los científicos de la creación en contra de una ascendencia común de organismos.

Michael Denton tiene un título de M.D. y un Ph.D. en biología molecular de universidades británicas. No es cristiano ni creacionista profeso, pero su libro, Evolución: una teoría en crisis, es una crítica devastadora de la teoría de la evolución. En todos los aspectos, según Denton, la evolución sobresale. Según Denton, la biología molecular, en lugar de apoyar la evolución, proporciona evidencia directamente contradictoria con la evidencia predicha. Denton señala que los datos de la secuencia de proteínas revelan las mismas grandes brechas sistemáticas entre tipos básicamente diferentes que también son evidentes en el registro fósil. Con referencia al llamado reloj molecular evolutivo basado en datos de secuencias de proteínas, Denton afirma:

A pesar de que no hay una explicación convincente de cómo los procesos evolutivos aleatorios podrían haber resultado en un patrón de diversidad tan ordenado, la idea de tasas de evolución uniformes se presenta en la literatura como si fuera un descubrimiento empírico. La influencia del paradigma evolutivo es tan poderosa que una idea que se parece más a un principio de la astrología medieval que a una teoría científica seria del siglo XX se ha convertido en una realidad para los biólogos evolutivos. 56

Muchos otros investigadores han señalado la inutilidad esencial de los intentos de utilizar datos de secuencias de proteínas, ADN y ARN para establecer relaciones evolutivas. Por ejemplo (y hay muchos), Weishampel, Dodson y Osmolska afirman:

Los datos moleculares sobre la filogenia de los tetrápodos son ambiguos con respecto a las relaciones entre aves y cocodrilos. Algunos análisis emparejan estos dos grupos, pero muchos tienden a vincular más estrechamente a las aves y los mamíferos. Sin embargo, otros análisis de secuencias de proteínas dan todos los demás emparejamientos imaginables de grupos tetrápodos y su importancia es discutible. 57

A pesar de todas las afirmaciones que han hecho los evolucionistas sobre la utilidad de los análisis de secuencias de proteínas para establecer relaciones evolutivas, es obvio que si tales datos pueden ser interpretados por varios científicos para establecer todas las parejas imaginables de grupos tan importantes como los tetrápodos ( anfibios, reptiles, mamíferos y aves), tales datos son inútiles y esas afirmaciones son falsas. En realidad, los datos están mucho más de acuerdo con las predicciones basadas en la creación que en la evolución.

La evidencia de la homología

Las estructuras y órganos en diferentes criaturas que son estructuralmente similares, aunque su función puede ser bastante diferente, se dice que son homólogos, y el fenómeno se denomina homología. Estos términos fueron acuñados por uno de los contemporáneos de Darwin, Sir Richard Owen, en ese momento uno de los oponentes más formidables del darwinismo. Darwin y sus compañeros evolucionistas siempre han asumido que tales similitudes constituyen una de las mejores evidencias de la evolución. En ignorancia de la evidencia científica real, esta conclusión, desde un punto de vista evolutivo, parece ser bastante lógica. Sin embargo, no solo existe una explicación igualmente plausible basada en la creación, sino que también la evidencia científica real es contradictoria con la visión evolucionista de que la posesión de estructuras similares por diferentes animales puede explicarse por herencia de un ancestro común.

Primero, en muchos casos, quizás en la mayoría, el supuesto ancestro evolutivo común de las criaturas que poseen estructuras homólogas ni siquiera posee la estructura o estructuras homólogas. En algunos casos, las criaturas poseen conjuntos completos de estructuras principales similares, ninguna de las cuales está poseída por el supuesto antepasado común. Por tanto, es necesario que los evolucionistas postulen lo que se llama evolución paralela, es decir, la evolución paralela e independiente de estructuras similares después de que las criaturas se separaron del supuesto antepasado común. Ya es bastante difícil imaginar un origen evolutivo de un órgano complejo por casualidad. Es aún más difícil imaginar que estructuras complejas similares puedan surgir por casualidad en diferentes animales de forma independiente. Sin embargo, es pedir demasiado hacernos creer que una variedad completa de estructuras importantes similares podrían surgir por casualidad de forma independiente en diferentes animales. Los evolucionistas no dudan en invocar lo milagroso siempre que pueda ocultarse bajo el manto del evolucionismo.

Absolutamente devastador para la interpretación evolutiva de la homología es la evidencia de la genética. Si las estructuras homólogas en diferentes animales se deben a la herencia de un ancestro común, entonces los genes que codifican estas estructuras en una criatura deberían ser similares a los mismos genes en la otra criatura. Esto debe ser cierto si la interpretación evolutiva es correcta. En realidad, según Sir Gavin de Beer, el biólogo y evolucionista británico, esos genes son totalmente diferentes entre sí. Debido a esto y a una gran cantidad de otras pruebas contrarias a las predicciones basadas en la evolución, Sir Gavin tituló su Lector de biología de Oxford sobre ese tema, Homología, un problema sin resolver. 58 En la última página de ese folleto se encuentra la siguiente declaración:

Ahora está claro que el orgullo con el que se asumió que la herencia de estructuras homólogas de un ancestro común explicaba que la homología estaba fuera de lugar para tal herencia no puede atribuirse a la identidad de los genes. El intento de encontrar genes & # 8220 homólogos & # 8221, excepto en especies estrechamente relacionadas, se ha dado por perdido.

No solo se ha falsificado la predicción de crucial importancia relacionada con las estructuras homólogas basadas en la evolución, no solo hay mucha otra evidencia relacionada con la homología que es contradictoria con las predicciones basadas en la evolución, sino que la creación ofrece una explicación eminentemente satisfactoria de las estructuras homólogas. La creación implica un ingeniero maestro que emplea soluciones similares a problemas similares. Así como un ingeniero, empleando principios de ingeniería sólidos, diseña puentes que son similares en muchos aspectos, el creador, el ingeniero maestro, diseñaría estructuras similares para propósitos similares. Por lo tanto, en muchos aspectos, el diseño de los reptiles de cuatro patas y de los mamíferos de cuatro patas sería similar, sin embargo, diferiría en las características requeridas para los diferentes estilos de vida. Los monos, los simios y los humanos tienen manos que agarran, vista aguda, audición aguda y cerebros relativamente grandes, no porque estas características hayan sido heredadas de un antepasado común, sino porque sus respectivos estilos de vida requieren estas características. En conjunto, entonces, la evidencia de la homología está fuertemente a favor de la creación. Publicaciones recientes afirman explícitamente que las opiniones de De Beer siguen siendo válidas en la actualidad. 59

Conclusión

Por lo tanto, hoy tenemos una situación asombrosa. Los testigos humanos nunca han observado la evolución. La evolución no se puede someter al método experimental. El principio más sagrado del darwinismo, la selección natural, en la formulación moderna es incapaz de explicar nada. Además, incluso algunos evolucionistas están admitiendo que el mecanismo de evolución propuesto por los biólogos evolucionistas no podría explicar más que un cambio trivial en el tiempo que se cree que estuvo disponible, y que una teoría científica adecuada de la evolución, basada en el conocimiento actual, parece imposible. Finalmente, las principales características del registro fósil concuerdan de una manera asombrosa con las predicciones basadas en la creación especial, pero contradicen las predicciones más fundamentales generadas por la teoría de la evolución. ¡Y, sin embargo, la demanda es incesante de que la teoría de la evolución sea aceptada como la única explicación científica de los orígenes, incluso como un hecho establecido, excluyendo la creación como un mero concepto religioso!

Este rígido adoctrinamiento en el dogma evolutivo, con la exclusión del concepto competitivo de creación especial, da como resultado que los jóvenes sean adoctrinados en una filosofía religiosa no teísta, naturalista y humanista en forma de ciencia. Se pervierte la ciencia, se niega la libertad académica, se sufre el proceso educativo y se violan las garantías constitucionales de la libertad religiosa.

Esta situación malsana podría corregirse presentando a los estudiantes los dos modelos que compiten por los orígenes, el modelo de creación y el modelo de evolución, con toda la evidencia de apoyo para cada modelo. Esto permitiría una evaluación por parte de los estudiantes de las fortalezas y debilidades de cada modelo. Este es el curso que la verdadera educación debería seguir en lugar de seguir el actual proceso de lavado de cerebro de los estudiantes en filosofía evolutiva.


Archaea y evolución


Las arqueas comprenden un grupo de microorganismos unicelulares que, como las bacterias, son procariotas que no tienen núcleo celular ni ningún otro orgánulo dentro de sus células. En consecuencia, alguna vez se consideró que eran un grupo inusual de bacterias y se denominaron arqueobacterias. Sin embargo, ahora se sabe que los arqueos tienen una historia evolutiva independiente y tienen numerosas diferencias en su bioquímica en comparación con otras formas de vida. Las diferencias son tan grandes que ahora son clasificado como un dominio claramente separado en el sistema de tres dominios. Carl Woese introdujo las tres ramas principales de la descendencia evolutiva como Archaea, Eukaryota y Bacteria. La clasificación de las arqueas sigue siendo difícil, ya que la gran mayoría de estos organismos nunca se han estudiado en el laboratorio y solo se han detectado mediante el análisis de sus ácidos nucleicos en muestras ambientales.

Los arcaicos son una forma de vida antigua, posiblemente el mas antiguo. Los fósiles putativos de células arcaicas en estromatolitos datan de hace casi 3.500 millones de años, y los restos de lípidos que pueden ser arcaicos o eucariotas se han detectado en lutitas que datan de hace 2.700 millones de años. Dado que la mayoría de los procariotas no tienen morfologías distintas, las formas de los fósiles no pueden usarse para identificarlos como Archaea. En cambio, se utilizan fósiles químicos, en forma de lípidos únicos que se encuentran en los arqueos, y esos lípidos ahora se han detectado en rocas que datan del período arqueano. Las trazas más antiguas conocidas de estos lípidos de isopreno se han encontrado en Groenlandia, que incluyen sedimentos formados hace 3.800 millones de años y son los más antiguos de la Tierra, algunos científicos, sin embargo, cuestionan esta afirmación.

La teoría de la endosimbiosis propone que la vida eucariota evolucionó a partir de las arqueas. Es decir, la teoría explica que los orgánulos como las mitocondrias y los cloroplastos en las células eucariotas evolucionaron a partir de ciertos tipos de bacterias que las células procariotas engullieron a través de la endofagocitosis. Estas células y las bacterias atrapadas en su interior desarrollaron posteriormente una relación simbiótica. En esta relación endosimbiótica, las bacterias vivían dentro de las otras células procariotas.


Bruce Lipton

Bruce H. Lipton, doctorado es un líder reconocido internacionalmente en unir ciencia y espíritu. Biólogo de células madre, autor de bestsellers de La biología de las creencias y ganador del Premio Goi de la Paz 2009, ha sido orador invitado en cientos de programas de radio y televisión, así como presentador principal de conferencias nacionales e internacionales.

El Dr. Lipton comenzó su carrera científica como biólogo celular. Recibió su Ph.D. Título de la Universidad de Virginia en Charlottesville antes de unirse al Departamento de Anatomía de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wisconsin en 1973. La investigación del Dr. Lipton sobre distrofia muscular, estudios que emplean células madre humanas clonadas, se centraron en los mecanismos moleculares que controlan el comportamiento celular. Una técnica de trasplante de tejido experimental desarrollada por el Dr. Lipton y su colega el Dr. Ed Schultz y publicada en la revista Science se empleó posteriormente como una forma novedosa de ingeniería genética humana.

En 1982, el Dr. Lipton comenzó a examinar los principios de la física cuántica y cómo podrían integrarse en su comprensión de los sistemas de procesamiento de información de la célula. Realizó estudios revolucionarios sobre la membrana celular, que revelaron que esta capa externa de la célula era un homólogo orgánico de un chip de computadora, el equivalente celular de un cerebro. Su investigación en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, entre 1987 y 1992, reveló que el entorno, que opera a través de la membrana, controla el comportamiento y la fisiología de la célula, activando y desactivando los genes. Sus descubrimientos, que contradecían la visión científica establecida de que la vida está controlada por los genes, presagiaron uno de los campos de estudio más importantes de la actualidad, la ciencia de la ciencia. epigenética. Dos importantes publicaciones científicas derivadas de estos estudios definieron las vías moleculares que conectan la mente y el cuerpo. Desde entonces, muchos artículos posteriores de otros investigadores han validado sus conceptos e ideas.

El novedoso enfoque científico del Dr. Lipton transformó también su vida personal. Su comprensión más profunda de la biología celular destacó los mecanismos por los cuales la mente controla las funciones corporales e insinuó la existencia de un espíritu inmortal. Aplicó esta ciencia a su biología personal y descubrió que su bienestar físico mejoró y la calidad y el carácter de su vida diaria se mejoraron enormemente.

El Dr. Lipton ha llevado sus galardonadas conferencias de la escuela de medicina al público y actualmente es un orador principal y un presentador de talleres muy solicitado. Da conferencias a profesionales médicos convencionales y complementarios y al público lego sobre la ciencia de vanguardia y cómo encaja con la medicina de la mente y el cuerpo y los principios espirituales. Se ha sentido alentado por los informes anecdóticos de cientos de antiguos miembros de la audiencia que han mejorado su bienestar espiritual, físico y mental aplicando los principios que analiza en sus conferencias. Se le considera una de las principales voces de la nueva biología.

El trabajo del Dr. Lipton que resume sus hallazgos, titulado The new updated Edición del décimo aniversario de La biología de las creencias, (Hay House Publishing, tapa blanda, ISBN 978-1-4019-4891-7). Su segundo libro, Evolución espontánea, nuestro futuro positivo y una forma de llegar allí desde aquí. (Hay House Publishing, ISBN 978-1-4019-2580-2) y su tercer libro, El efecto luna de miel, la ciencia de crear el cielo en la tierra. (Editorial Hay House, ISBN 978-1-4019-2386-0).


Vuelo de vertebrados

Quizás el aspecto más desconcertante y controvertido del estudio del vuelo es el estudio de cómo y por qué evolucionó el vuelo. Dado que el vuelo evolucionó hace millones de años en todos los grupos que son capaces de volar en la actualidad, no podemos observar los cambios de comportamiento y gran parte de la morfología que implica la evolución del vuelo. Sin embargo, tenemos el registro fósil y es bastante bueno para los tres grupos principales que desarrollaron el vuelo verdadero.

Le ahorraremos una descripción detallada de cómo evolucionó el vuelo de cada grupo; por ahora, vea las exhibiciones posteriores para obtener una descripción de cada grupo y cómo desarrollaron el vuelo. El hecho más sorprendente sobre la evolución del vuelo es la extensión de evolución convergente entre los tres grupos principales que lo desarrollaron (nuevamente, los pterosaurios, las aves y los murciélagos). En esta convergencia, podemos ver algo parecido a "reglas" generales que pueden gobernar cómo los animales evolucionan el vuelo, y de estas reglas tal vez podamos obtener una pista de lo que se necesita para que un animal tenga potencial para volar.

Orígenes del vuelo: ¿cómo y por qué?

La pregunta más difícil sobre el origen del vuelo es "¿Por qué?"." ¿Por qué "las preguntas son las más difíciles de hacer cuando se refieren a la evolución? La evolución no pregunta" ¿por qué? "La evolución no tiene sentido del futuro, el aquí y ahora es el único lugar donde ocurre la evolución. Cuando se considera el origen del vuelo. Los linajes de organismos no están diseñados para algún propósito futuro, sino que se modifican por las oportunidades a las que pueden responder y por los procesos selectivos que les impone su entorno. La evolución está limitada por restricciones genéticas y de desarrollo. una adaptación es útil para un linaje, es probable que se conserve. Si una adaptación se coopta de un uso anterior a un nuevo uso, se denomina exaptación. La única forma científica de abordar por qué el vuelo evolucionó en un grupo es averiguar primero cómo evolucionó cuál fue la secuencia temporal de exaptaciones y adaptaciones.

La forma en que evolucionó el vuelo en un grupo depende de lo que estaban haciendo sus antepasados ​​(su comportamiento) y de lo que podían hacer (sus adaptaciones). Dado que todo lo que tenemos es el registro fósil, que rara vez conserva registros de comportamiento complejo (¡excepto huellas de animales!), se hace necesario formular hipótesis de comportamiento ancestral basadas en adaptaciones ancestrales.

Traducción: Debemos comparar y contrastar la estructura del antepasado del linaje volador (o su aproximación más cercana) con el miembro más antiguo conocido de ese linaje volador (según lo determinado por cladística), utilizando morfología funcional inferir la posible función de las adaptaciones presentes en los primeros volantes, y luego hacer predicciones de posibles comportamientos. El entorno donde se encuentra el organismo también ayuda

En resumen, para comprender la evolución de un linaje volador, debemos seguir estos pasos en este orden: (1) Comprender la filogenia de ese grupo cuáles fueron sus orígenes. (2) Comprender la morfología funcional relevante para el vuelo y cómo eso cambió del antepasado no volador al primer volador. (3) Acumular evidencia empírica que explique cómo evolucionó el vuelo, utilizando herramientas como análisis aerodinámicos, icnología (el estudio de huellas fosilizadas) y evaluaciones paleoambientales. Y finalmente (4) formular una hipótesis evolutiva que proponga por qué el vuelo evolucionó en ese linaje, respaldada y consistente con toda la evidencia de los tres pasos anteriores.

Si nuestro estudio de la morfología funcional determina que el antepasado de un grupo volador debe haber sido un planeador, y pensamos que era arbóreo (como todos los planeadores no acuáticos modernos), entonces el vuelo debe haber evolucionado a partir de un antepasado planeador arbóreo. Si tenemos huellas fosilizadas de nuestro probable antepasado, entonces podemos saber cómo se movía en el suelo (consulte nuestro sitio de velocidades de dinosaurio para obtener más información). Si descubrimos que el antepasado probable de un grupo volador era un bípedo cursorial (corriendo), entonces el vuelo probablemente evolucionó desde cero. Más sobre esto en la próxima exhibición.

¿Cómo y por qué evolucionaron las alas?

Antes de poder responder cómo y por qué evolucionó el vuelo, debemos entender cómo y por qué evolucionaron las alas sin alas, no puede haber vuelo. ¿Cómo evolucionaron las alas? Los científicos generalmente están de acuerdo en que las alas deben haber sido exaptaciones que fueron utilizadas por el antepasado para una función, y se volvieron útiles para el vuelo entre los descendientes (si no fueran exaptaciones, entonces fueron adaptaciones, lo que significaría que eran alas ya utilizadas para vuelo propulsado un argumento circular).

Un estudio comparativo de la morfología funcional de las alas de los primeros miembros voladores conocidos del linaje con las estructuras "previas al ala" de probables antepasados ​​y parientes cercanos proporciona la mejor evidencia de cómo evolucionaron las alas. Por qué las alas (y, por lo tanto, el vuelo) evolucionaron a partir de este punto es un tema de discusión entre los científicos, entre las diversas hipótesis propuestas se incluyen:

    Las alas evolucionaron a partir de los brazos utilizados para capturar pequeñas presas. (Esto parece racional, por lo que podemos preguntarnos si las formas ancestrales realmente estaban haciendo esto).

Las alas evolucionaron porque los animales bípedos saltaban en el aire con grandes alas asistidas para saltar. (Esto es posible que cualquier cantidad de ala pueda ayudar a saltar. Recuerde que primero necesitamos evidencia filogenética para un origen bípedo corriendo o saltando).

Las alas se utilizaron como estructuras de exhibición sexual. Las parejas potenciales preferían las alas más grandes. (Esta es una hipótesis evolutiva no falsable & # 151 no podemos probarla).

Las alas evolucionaron a partir de ancestros planeadores que comenzaron a batir sus estructuras deslizantes para producir empuje. (Esto es razonable y posible, pero solo con evidencia filogenética de un origen de deslizamiento arbóreo).

Parece que el n. ° 1, n. ° 2 y n. ° 4 son las mejores hipótesis para usar para el origen de las alas porque pueden probarse aportando otras líneas de evidencia. Continúe para considerar estos orígenes, pero recuerde: los problemas de la evolución del vuelo y los orígenes del vuelo están inextricablemente vinculados.


Primeras formas de vida en evolucionar el vuelo controlado - Biología

Leyenda griega - Pegaso
Belerofonte el Valiente, hijo del rey de Corinto, capturó a Pegaso, un caballo alado. Pegasus lo llevó a una batalla con el monstruo de tres cabezas, Quimera.

Ícaro y Dédalo: una antigua leyenda griega
Dédalo era un ingeniero que fue encarcelado por el rey Minos. Con su hijo Ícaro, hizo alas de cera y plumas. Dédalo voló con éxito desde Creta a Nápoles, pero Ícaro, cansado de volar demasiado alto y voló demasiado cerca del sol. Las alas de cera se derritieron e Ícaro cayó y murió en el océano.

Rey Kaj Kaoos de Persia
El rey Kaj Kaoos unió águilas a su trono y voló alrededor de su reino.

Alejandro el Grande
Alejandro el Grande enganchó cuatro animales de alas míticas, llamados Grifos, a una canasta y voló alrededor de su reino.

Primeros esfuerzos de vuelo

Alrededor del 400 aC - China
El descubrimiento de la cometa que podía volar en el aire por parte de los chinos hizo que los humanos pensaran en volar. Los chinos usaban cometas en ceremonias religiosas. También construyeron muchas cometas de colores para divertirse. Se utilizaron cometas más sofisticadas para probar las condiciones meteorológicas. Las cometas han sido importantes para la invención del vuelo, ya que fueron las precursoras de los globos y planeadores.

Los humanos intentan volar como pájaros

Durante muchos siglos, los humanos han intentado volar como los pájaros. Se han unido alas de plumas o madera liviana a los brazos para probar su capacidad para volar. Los resultados fueron a menudo desastrosos ya que los músculos de los brazos humanos no son como los de un pájaro y no pueden moverse con la fuerza de un pájaro.

El antiguo ingeniero griego, Héroe de Alejandría, trabajó con presión de aire y vapor para crear fuentes de energía. Un experimento que desarrolló fue el aeolipile que usaba chorros de vapor para crear un movimiento giratorio.

Hero montó una esfera encima de un hervidor de agua. Un fuego debajo de la tetera convirtió el agua en vapor y el gas viajó a través de las tuberías hasta la esfera. Dos tubos en forma de L en lados opuestos de la esfera permitieron que el gas escapara, lo que dio un empujón a la esfera que hizo que girara.

1485 Leonardo da Vinci - El ornitóptero

Ornitóptero de Leonardo da Vinci

Leonardo da Vinci realizó los primeros estudios reales de vuelo en la década de 1480. Tenía más de 100 dibujos que ilustraban sus teorías sobre el vuelo.

La máquina voladora Ornithopter nunca se creó en realidad. Fue un diseño que creó Leonardo da Vinci para mostrar cómo el hombre podía volar. El helicóptero moderno se basa en este concepto.

1783 - Joseph y Jacques Montgolfier- el primer globo aerostático

Uno de los globos de Montgolfier

Los hermanos Joseph Michel y Jacques Etienne Montgolfier fueron los inventores del primer globo aerostático. Utilizaron el humo del fuego para soplar aire caliente en una bolsa de seda. La bolsa de seda estaba sujeta a una canasta. Luego, el aire caliente se elevó y permitió que el globo fuera más ligero que el aire.

En 1783, los primeros pasajeros del colorido globo fueron una oveja, un gallo y un pato. Subió a una altura de aproximadamente 6,000 pies y viajó más de 1 milla.

Después de este primer éxito, los hermanos comenzaron a enviar hombres en globos. El primer vuelo tripulado fue el 21 de noviembre de 1783, los pasajeros fueron Jean-Francois Pilatre de Rozier y Francois Laurent.

1799-1850 - George Cayley

Una versión de un planeador

George Cayley trabajó para descubrir una forma en que el hombre pudiera volar. Diseñó muchas versiones diferentes de planeadores que usaban los movimientos del cuerpo para controlar. Un niño, cuyo nombre se desconoce, fue el primero en volar uno de sus planeadores.

Durante 50 años realizó mejoras en los planeadores. Cambió la forma de las alas para que el aire fluyera sobre las alas correctamente. Diseñó una cola para los planeadores para ayudar con la estabilidad. Probó un diseño de biplano para agregar fuerza al planeador. También reconoció que se necesitaría energía si el vuelo iba a estar en el aire durante mucho tiempo.

Uno de los muchos dibujos de planeadores.

Cayley escribió Sobre la navegación de Ariel lo que muestra que una aeronave de ala fija con un sistema de propulsión de potencia y una cola para ayudar en el control del avión sería la mejor manera de permitir que el hombre vuele.

Esfuerzos de los siglos XIX y XX

Uno de los planeadores de Lilienthal

El ingeniero alemán Otto Lilienthal estudió aerodinámica y trabajó para diseñar un planeador que volara. Fue la primera persona en diseñar un planeador que podía volar a una persona y podía volar largas distancias.

Le fascinaba la idea de volar. Basado en sus estudios de aves y cómo vuelan, escribió un libro sobre aerodinámica que se publicó en 1889 y este texto fue utilizado por los hermanos Wright como base para sus diseños.

Después de más de 2500 vuelos, murió cuando perdió el control debido a un fuerte viento repentino y se estrelló contra el suelo.

Planeador de Lilienthal en vuelo

Samuel Langley era un astrónomo que se dio cuenta de que se necesitaba poder para ayudar al hombre a volar. Construyó un modelo de avión, al que llamó aeródromo, que incluía un motor de vapor. En 1891, su modelo voló 3/4 de milla antes de quedarse sin combustible.

Langley recibió una subvención de 50.000 dólares para construir un aeródromo de tamaño completo. Pesaba demasiado para volar y se estrelló. Estaba muy decepcionado. Dejó de intentar volar. Sus principales contribuciones al vuelo incluyeron intentos de agregar una planta de energía a un planeador. También era conocido como director del Instituto Smithsonian en Washington, DC.

Modelo de aeródromo de Langley

Octave Chanute publicado Progreso en máquinas voladoras en 1894. Recopiló y analizó todo el conocimiento técnico que pudo encontrar sobre los logros de la aviación. Incluía a todos los pioneros de la aviación del mundo. Los hermanos Wright utilizaron este libro como base para muchos de sus experimentos. Chanute también estaba en contacto con los hermanos Wright y comentaba a menudo sobre su progreso técnico.


Orville y Wilbur Wright y el primer avión


Orville y Wilbur Wright fueron muy deliberados en su búsqueda de la huida. Primero, leyeron sobre todos los primeros desarrollos del vuelo. Decidieron hacer "una pequeña contribución" al estudio del control de vuelo girando sus alas en vuelo. Luego comenzaron a probar sus ideas con una cometa. Aprendieron cómo el viento ayudaría con el vuelo y cómo podría afectar las superficies una vez en el aire.

Un dibujo de un planeador de los hermanos Wright (1900)

Imagen del motor real de 12 caballos de fuerza utilizado en vuelo

Diseñaron y utilizaron un túnel de viento para probar las formas de las alas y las colas de los planeadores. En 1902, con una forma de planeador perfeccionada, centraron su atención en cómo crear un sistema de propulsión que crearía el empuje necesario para volar.

El primer motor que diseñaron generó casi 12 caballos de fuerza. ¡Es la misma potencia que dos motores de cortacésped de propulsión manual!

El folleto del hermano Wright

El "Flyer" despegó desde el nivel del suelo hasta el norte de Big Kill Devil Hill, Carolina del Norte, a las 10:35 a.m., el 17 de diciembre de 1903. Orville piloteó el avión que pesaba alrededor de seiscientas libras.

Vuelo real de The Flyer en Kitty Hawk

El primer vuelo más pesado que el aire viajó ciento veinte pies en doce segundos. Los dos hermanos volaron por turnos ese día con el cuarto y último vuelo cubriendo 850 pies en 59 segundos. Pero el Flyer era inestable y muy difícil de controlar.

Los hermanos regresaron a Dayton, Ohio, donde trabajaron durante dos años más perfeccionando su diseño. Finalmente, el 5 de octubre de 1905, Wilbur pilotó el Flyer III durante 39 minutos y aproximadamente 24 millas de círculos alrededor de Huffman Prairie. Pilotó el primer avión práctico hasta que se quedó sin gasolina.

¡La humanidad ahora podía volar! Durante el siglo siguiente, se desarrollaron muchos aviones y motores nuevos para ayudar a transportar personas, equipaje, carga, personal militar y armas. Los avances del siglo XX se basaron todos en estos primeros vuelos de los American Brothers de Ohio.


Primeras formas de vida en evolucionar el vuelo controlado - Biología

La gente siempre ha sentido curiosidad por los seres vivos y cuántas especies diferentes hay, cómo son, dónde viven, cómo se relacionan entre sí y cómo se comportan. Los científicos buscan responder estas preguntas y muchas más sobre los organismos que habitan la tierra. En particular, tratan de desarrollar los conceptos, principios y teorías que permiten a las personas comprender mejor el entorno de vida.

Los organismos vivos están hechos de los mismos componentes que el resto de la materia, implican el mismo tipo de transformaciones de energía y se mueven utilizando los mismos tipos básicos de fuerzas. Por tanto, todos los principios físicos analizados en el Capítulo 4, El entorno físico, se aplican tanto a la vida como a las estrellas, las gotas de lluvia y los televisores. Pero los organismos vivos también tienen características que se pueden comprender mejor mediante la aplicación de otros principios.

Este capítulo ofrece recomendaciones sobre conocimientos básicos sobre cómo funcionan los seres vivos y cómo interactúan entre sí y con su entorno. El capítulo se centra en seis temas principales: la diversidad de la vida, reflejada en las características biológicas de los organismos terrestres, la transferencia de características hereditarias de una generación a la siguiente, la estructura y el funcionamiento de las células, los componentes básicos de todos los organismos, la interdependencia de todos los organismos y su entorno, el flujo de materia y energía a través de los ciclos de vida a gran escala y cómo la evolución biológica explica la similitud y diversidad de la vida.

DIVERSIDAD DE VIDA

Hay millones de diferentes tipos de organismos individuales que habitan la tierra en cualquier momento, algunos muy similares entre sí, otros muy diferentes. Los biólogos clasifican los organismos en una jerarquía de grupos y subgrupos sobre la base de similitudes y diferencias en su estructura y comportamiento. Una de las distinciones más generales entre los organismos es entre las plantas, que obtienen su energía directamente de la luz solar, y los animales, que consumen los alimentos ricos en energía que inicialmente sintetizan las plantas. Pero no todos los organismos son claramente uno u otro. Por ejemplo, hay organismos unicelulares sin núcleos organizados (bacterias) que se clasifican como un grupo distinto.

Los animales y las plantas tienen una gran variedad de planes corporales, con diferentes estructuras generales y arreglos de partes internas para realizar las operaciones básicas de hacer o encontrar alimentos, derivar energía y materiales de ellos, sintetizar nuevos materiales y reproducirse. Cuando los científicos clasifican organismos, consideran que los detalles de la anatomía son más relevantes que el comportamiento o la apariencia general. Por ejemplo, debido a características tales como las glándulas productoras de leche y la estructura del cerebro, las ballenas y los murciélagos se clasifican como más parecidos que las ballenas y los peces o los murciélagos y las aves. En diferentes grados de parentesco, los perros se clasifican con los peces como si tuvieran columna vertebral, las vacas como si tuvieran pelo y los gatos como si fueran carnívoros.

Para los organismos que se reproducen sexualmente, una especie comprende todos los organismos que pueden aparearse entre sí para producir descendencia fértil. La definición de especie no es precisa, sin embargo, en los límites puede ser difícil decidir sobre la clasificación exacta de un organismo en particular. De hecho, los sistemas de clasificación no son parte de la naturaleza. Más bien, son marcos creados por biólogos para describir la vasta diversidad de organismos, sugiriendo relaciones entre los seres vivos y enmarcando preguntas de investigación.

La variedad de formas de vida de la Tierra es evidente no solo del estudio de las similitudes y diferencias anatómicas y de comportamiento entre los organismos, sino también del estudio de las similitudes y diferencias entre sus moléculas. Las moléculas más complejas acumuladas en los organismos vivos son cadenas de moléculas más pequeñas. Los diversos tipos de moléculas pequeñas son muy similares en todas las formas de vida, pero las secuencias específicas de componentes que componen las moléculas muy complejas son características de una especie determinada. Por ejemplo, las moléculas de ADN son cadenas largas que unen solo cuatro tipos de moléculas más pequeñas, cuya secuencia precisa codifica información genética. La cercanía o lejanía de la relación entre organismos se puede inferir del grado en que sus secuencias de ADN son similares. La relación de los organismos inferida de la similitud en su estructura molecular coincide estrechamente con la clasificación basada en similitudes anatómicas.

La preservación de una diversidad de especies es importante para los seres humanos. Dependemos de dos redes alimentarias para obtener la energía y los materiales necesarios para la vida. Uno comienza con plantas oceánicas microscópicas y algas marinas e incluye animales que se alimentan de ellas y animales que se alimentan de esos animales. El otro comienza con las plantas terrestres e incluye a los animales que se alimentan de ellas, etc. Las complejas interdependencias entre especies sirven para estabilizar estas redes tróficas. Las interrupciones menores en una ubicación en particular tienden a generar cambios que eventualmente restauran el sistema. Pero las grandes perturbaciones de las poblaciones vivas o de sus entornos pueden provocar cambios irreversibles en las redes alimentarias. Mantener la diversidad aumenta la probabilidad de que algunas variedades tengan características adecuadas para sobrevivir en condiciones cambiantes.

H EREDIDAD

Una observación familiar desde hace mucho tiempo es que la descendencia se parece mucho a sus padres, pero aún muestra algunas variaciones: la descendencia difiere un poco de sus padres y entre sí. Durante muchas generaciones, estas diferencias pueden acumularse, por lo que los organismos pueden ser muy diferentes en apariencia y comportamiento de sus ancestros lejanos. Por ejemplo, las personas han criado sus animales y plantas domésticos para seleccionar características deseables; los resultados son variedades modernas de perros, gatos, ganado, aves, frutas y granos que son perceptiblemente diferentes de sus antepasados. También se han observado cambios en los granos, por ejemplo, que son lo suficientemente extensos como para producir nuevas especies. De hecho, algunas ramas de descendientes de la misma especie parental son tan diferentes de otras que ya no pueden reproducirse entre sí.

Las instrucciones para el desarrollo se transmiten de padres a hijos en miles de genes discretos, cada uno de los cuales ahora se sabe que es un segmento de una molécula de ADN. La descendencia de organismos asexuales (clones) hereda todos los genes de los padres. En la reproducción sexual de plantas y animales, una célula especializada de una hembra se fusiona con una célula especializada de un macho. Cada una de estas células sexuales contiene una mitad impredecible de la información genética de los padres. Cuando una célula masculina en particular se fusiona con una célula femenina en particular durante la fertilización, forman una célula con un conjunto completo de información genética emparejada, una combinación de un medio conjunto de cada padre. A medida que la célula fertilizada se multiplica para formar un embrión y, finalmente, una semilla o un individuo maduro, los conjuntos combinados se replican en cada nueva célula.

La clasificación y combinación de genes en la reproducción sexual da como resultado una gran variedad de combinaciones de genes en la descendencia de dos padres. Hay millones de posibles combinaciones diferentes de genes en la mitad distribuidos en cada célula sexual separada, y también hay millones de combinaciones posibles de cada una de esas células sexuales femeninas y masculinas en particular.

Sin embargo, las nuevas mezclas de genes no son la única fuente de variación en las características de los organismos. Aunque las instrucciones genéticas pueden transmitirse prácticamente sin cambios durante muchos miles de generaciones, en ocasiones se altera parte de la información del ADN de una célula. Las supresiones, inserciones o sustituciones de segmentos de ADN pueden ocurrir espontáneamente a través de errores aleatorios en la copia, o pueden ser inducidas por sustancias químicas o radiación. Si un gen mutado está en la célula sexual de un organismo, las copias del mismo pueden transmitirse a la descendencia, convirtiéndose en parte de todas sus células y quizás dando a la descendencia características nuevas o modificadas. Algunas de estas características modificadas pueden aumentar la capacidad de los organismos que las tienen para prosperar y reproducirse, algunas pueden reducir esa capacidad y otras pueden no tener un efecto apreciable.

CÉLULAS

Todas las formas de vida autorreplicantes están compuestas por células, desde bacterias unicelulares hasta elefantes, con sus billones de células. Aunque algunas células gigantes, como los huevos de gallina, pueden verse a simple vista, la mayoría de las células son microscópicas. Es a nivel celular donde se llevan a cabo muchas de las funciones básicas de los organismos: síntesis de proteínas, extracción de energía de los nutrientes, replicación, etc.

Todas las células vivas tienen tipos similares de moléculas complejas que participan en estas actividades básicas de la vida. Estas moléculas interactúan en una sopa, alrededor de 2/3 de agua, rodeadas por una membrana que controla lo que puede entrar y salir. En células más complejas, algunos de los tipos comunes de moléculas se organizan en estructuras que realizan las mismas funciones básicas de manera más eficiente. En particular, un núcleo encierra el ADN y un esqueleto proteico ayuda a organizar las operaciones. Además de las funciones celulares básicas comunes a todas las células, la mayoría de las células de los organismos multicelulares realizan algunas funciones especiales que otras no. Por ejemplo, las células de las glándulas secretan hormonas, las células musculares se contraen y las neuronas conducen señales eléctricas.

Las moléculas celulares están compuestas por átomos de una pequeña cantidad de elementos, principalmente carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, fósforo y azufre. Los átomos de carbono, debido a su pequeño tamaño y a los cuatro electrones de enlace disponibles, pueden unirse a otros átomos de carbono en cadenas y anillos para formar moléculas grandes y complejas. La mayoría de las interacciones moleculares en las células ocurren en solución acuosa y requieren un rango bastante estrecho de temperatura y acidez. A bajas temperaturas, las reacciones son demasiado lentas, mientras que las altas temperaturas o los extremos de acidez pueden dañar irreversiblemente la estructura de las moléculas de proteína. Incluso pequeños cambios en la acidez pueden alterar las moléculas y cómo interactúan. Tanto las células individuales como los organismos multicelulares tienen moléculas que ayudan a mantener la acidez de las células dentro del rango necesario.

El trabajo de la célula lo llevan a cabo los diferentes tipos de moléculas que ensambla, principalmente proteínas. Las moléculas de proteína son cadenas largas, generalmente plegadas, formadas por 20 tipos diferentes de moléculas de aminoácidos. La función de cada proteína depende de su secuencia específica de aminoácidos y de la forma que toma la cadena como consecuencia de las atracciones entre las partes de la cadena. Algunas de las moléculas ensambladas ayudan a replicar la información genética, a reparar las estructuras celulares, a ayudar a otras moléculas a entrar o salir de la célula y, en general, a catalizar y regular las interacciones moleculares. En las células especializadas, otras moléculas de proteínas pueden transportar oxígeno, efectuar la contracción, responder a estímulos externos o proporcionar material para el cabello, las uñas y otras estructuras corporales. En otras células más, las moléculas ensambladas se pueden exportar para que sirvan como hormonas, anticuerpos o enzimas digestivas.

La información genética codificada en las moléculas de ADN proporciona instrucciones para ensamblar moléculas de proteínas. Este código es prácticamente el mismo para todas las formas de vida. Así, por ejemplo, si un gen de una célula humana se coloca en una bacteria, la maquinaria química de la bacteria seguirá las instrucciones del gen y producirá la misma proteína que se produciría en las células humanas. Por lo tanto, un cambio en un solo átomo de la molécula de ADN, que puede ser inducido por sustancias químicas o radiación, puede cambiar la proteína que se produce. Tal mutación de un segmento de ADN puede no hacer mucha diferencia, puede interrumpir fatalmente el funcionamiento de la célula o puede cambiar el funcionamiento exitoso de la célula de manera significativa (por ejemplo, puede fomentar la replicación incontrolada, como en el cáncer).

Todas las células de un organismo son descendientes del único óvulo fertilizado y tienen la misma información de ADN. A medida que las generaciones sucesivas de células se forman por división, pequeñas diferencias en sus entornos inmediatos hacen que se desarrollen de manera ligeramente diferente, activando o inactivando diferentes partes de la información del ADN. Las generaciones posteriores de células difieren aún más y eventualmente maduran hasta convertirse en células tan diferentes como las glándulas, los músculos y los nervios.

Las interacciones complejas entre los innumerables tipos de moléculas en la célula pueden dar lugar a distintos ciclos de actividades, como el crecimiento y la división. El control de los procesos celulares también viene desde afuera: el comportamiento celular puede verse influenciado por moléculas de otras partes del organismo o de otros organismos (por ejemplo, hormonas y neurotransmisores) que se adhieren o pasan a través de la membrana celular y afectan la velocidad de reacción entre constituyentes celulares.

I NTERDEPENDENCIA DE VIDA

Cada especie está vinculada, directa o indirectamente, con una multitud de otras en un ecosistema. Las plantas proporcionan alimento, refugio y sitios de anidación para otros organismos. Por su parte, muchas plantas dependen de los animales para su reproducción (las abejas polinizan las flores, por ejemplo) y para ciertos nutrientes (como los minerales en los desechos animales). Todos los animales forman parte de redes tróficas que incluyen plantas y animales de otras especies (y a veces de la misma especie). La relación depredador / presa es común, con sus herramientas ofensivas para depredadores: dientes, picos, garras, veneno, etc. sustancias para repeler. Algunas especies llegan a depender mucho de otras (por ejemplo, los pandas o los koalas solo pueden comer ciertas especies de árboles). Algunas especies se han adaptado tanto entre sí que ninguna podría sobrevivir sin la otra (por ejemplo, las avispas que anidan solo en los higos y son el único insecto que puede polinizarlas).

También existen otras relaciones entre organismos. Los parásitos se nutren de los organismos que los hospedan, a veces con malas consecuencias para los hospedadores. Los carroñeros y descomponedores se alimentan solo de animales y plantas muertos. Y algunos organismos tienen relaciones mutuamente beneficiosas, por ejemplo, las abejas que beben el néctar de las flores y, de paso, transportan el polen de una flor a la siguiente, o las bacterias que viven en nuestros intestinos y, de paso, sintetizan algunas vitaminas y protegen el revestimiento intestinal de los gérmenes.

Pero la interacción de los organismos vivos no tiene lugar en una etapa ambiental pasiva. Los ecosistemas están formados por el entorno no viviente de la tierra y el agua, la radiación solar, la lluvia, las concentraciones de minerales, la temperatura y la topografía. El mundo contiene una amplia diversidad de condiciones físicas, lo que crea una amplia variedad de entornos: agua dulce y oceánica, bosque, desierto, pradera, tundra, montaña y muchos otros. En todos estos entornos, los organismos utilizan recursos terrestres vitales, cada uno buscando su parte de formas específicas que están limitadas por otros organismos. En cada parte del entorno habitable, diferentes organismos compiten por alimento, espacio, luz, calor, agua, aire y refugio. Las interacciones vinculadas y fluctuantes de las formas de vida y el medio ambiente componen un ecosistema total para comprender bien cualquier parte de él, lo que requiere el conocimiento de cómo esa parte interactúa con las demás.

La interdependencia de los organismos en un ecosistema a menudo resulta en una estabilidad aproximada durante cientos o miles de años. A medida que prolifera una especie, uno o más factores ambientales la controlan: el agotamiento de los alimentos o los sitios de anidación, el aumento de la pérdida de depredadores o la invasión de parásitos. Si ocurre un desastre natural como una inundación o un incendio, es probable que el ecosistema dañado se recupere en una sucesión de etapas que eventualmente resulten en un sistema similar al original.

Como muchos sistemas complejos, los ecosistemas tienden a mostrar fluctuaciones cíclicas alrededor de un estado de equilibrio aproximado. Sin embargo, a largo plazo, los ecosistemas cambian inevitablemente cuando el clima cambia o cuando aparecen nuevas especies muy diferentes como resultado de la migración o la evolución (o son introducidas deliberada o inadvertidamente por los seres humanos).

F BAJO DE MATERIA Y ENERGÍA

Por más complejo que sea el funcionamiento de los organismos vivos, comparten con todos los demás sistemas naturales los mismos principios físicos de conservación y transformación de la materia y la energía. Durante largos períodos de tiempo, la materia y la energía se transforman entre los seres vivos y entre ellos y el entorno físico. En estos ciclos a gran escala, la cantidad total de materia y energía permanece constante, a pesar de que su forma y ubicación sufren cambios continuos.

Casi toda la vida en la tierra se mantiene en última instancia mediante transformaciones de energía del sol. Las plantas capturan la energía del sol y la utilizan para sintetizar moléculas complejas ricas en energía (principalmente azúcares) a partir de moléculas de dióxido de carbono y agua. Estas moléculas sintetizadas sirven, directa o indirectamente, como fuente de energía para las plantas mismas y, en última instancia, para todos los animales y organismos descomponedores (como bacterias y hongos). Esta es la red trófica: los organismos que consumen las plantas obtienen energía y materiales al descomponer las moléculas de las plantas, las utilizan para sintetizar sus propias estructuras y luego son consumidos por otros organismos. En cada etapa de la red alimentaria, parte de la energía se almacena en estructuras recién sintetizadas y parte se disipa en el medio ambiente como calor producido por los procesos químicos que liberan energía en las células. Un ciclo de energía similar comienza en los océanos con la captura de la energía del sol por pequeños organismos parecidos a plantas. Cada etapa sucesiva de una red alimentaria captura solo una pequeña fracción del contenido energético de los organismos de los que se alimenta.

Los elementos que componen las moléculas de los seres vivos se reciclan continuamente. Los principales entre estos elementos son el carbono, el oxígeno, el hidrógeno, el nitrógeno, el azufre, el fósforo, el calcio, el sodio, el potasio y el hierro. Estos y otros elementos, que se encuentran principalmente en moléculas ricas en energía, se transmiten a lo largo de la red alimentaria y, finalmente, los descomponedores los reciclan para convertirlos en nutrientes minerales utilizables por las plantas. Aunque a menudo puede haber excesos y déficits locales, la situación en toda la tierra es que los organismos mueren y se descomponen aproximadamente al mismo ritmo que se sintetiza la nueva vida.Es decir, la biomasa viva total se mantiene aproximadamente constante, hay un flujo cíclico de materiales de la vida antigua a la nueva y hay un flujo irreversible de energía de la luz solar capturada al calor disipado.

Una interrupción importante en el flujo habitual de energía aparentemente ocurrió hace millones de años cuando el crecimiento de plantas terrestres y organismos marinos excedió la capacidad de los descomponedores para reciclarlos. Las capas acumuladas de material orgánico rico en energía se convirtieron gradualmente en carbón y petróleo por la presión de la tierra suprayacente. La energía almacenada en su estructura molecular la podemos liberar ahora quemándola, y nuestra civilización moderna depende de inmensas cantidades de energía de esos combustibles fósiles recuperados de la tierra. Al quemar combustibles fósiles, finalmente estamos pasando la mayor parte de la energía almacenada al medio ambiente en forma de calor. También estamos regresando a la atmósfera, en un tiempo relativamente muy corto, grandes cantidades de dióxido de carbono que se han eliminado de ella lentamente durante millones de años.

La cantidad de vida que puede sostener cualquier entorno está limitada por sus recursos más básicos: la entrada de energía, minerales y agua. La productividad sostenida de un ecosistema requiere energía suficiente para los nuevos productos que se sintetizan (como árboles y cultivos) y también para reciclar por completo los residuos de los viejos (hojas muertas, aguas residuales humanas, etc.). Cuando la tecnología humana se entromete, los materiales pueden acumularse como desechos que no se reciclan. Cuando la entrada de recursos es insuficiente, se acelera la lixiviación del suelo, la desertificación o el agotamiento de las reservas minerales.

E VOLUCIÓN DE VIDA

Las formas de vida actuales de la Tierra parecen haber evolucionado a partir de ancestros comunes que se remontan a los organismos unicelulares más simples hace casi cuatro mil millones de años. Las ideas modernas de la evolución proporcionan una explicación científica para tres conjuntos principales de hechos observables sobre la vida en la tierra: la enorme cantidad de formas de vida diferentes que vemos a nuestro alrededor, las similitudes sistemáticas en anatomía y química molecular que vemos dentro de esa diversidad, y la secuencia de cambios en los fósiles encontrados en sucesivas capas de roca que se han formado durante más de mil millones de años.

Desde el comienzo del registro fósil, han aparecido muchas formas de vida nuevas y la mayoría de las formas antiguas han desaparecido. Las muchas secuencias rastreables de formas anatómicas cambiantes, inferidas de las edades de las capas de rocas, convencen a los científicos de que la acumulación de diferencias de una generación a la siguiente ha llevado finalmente a especies tan diferentes entre sí como las bacterias de los elefantes. La evidencia molecular corrobora la evidencia anatómica de los fósiles y proporciona detalles adicionales sobre la secuencia en la que varias líneas de descendencia se ramificaron entre sí.

Aunque los detalles de la historia de la vida en la tierra todavía se están reconstruyendo a partir de la evidencia combinada geológica, anatómica y molecular, las principales características de esa historia están generalmente de acuerdo. Al principio, las moléculas simples pueden haber formado moléculas complejas que eventualmente se transformaron en células capaces de autorreplicarse. La vida en la tierra existe desde hace tres mil millones de años. Antes de eso, las moléculas simples pueden haber formado moléculas orgánicas complejas que eventualmente se formaron en células capaces de autorreplicarse. Durante los primeros dos mil millones de años de vida, solo existieron microorganismos, algunos de ellos aparentemente bastante similares a las bacterias y algas que existen en la actualidad. Con el desarrollo de células con núcleos hace aproximadamente mil millones de años, hubo un gran aumento en la tasa de evolución de organismos multicelulares cada vez más complejos. La tasa de evolución de nuevas especies ha sido desigual desde entonces, tal vez reflejando las tasas variables de cambio en el entorno físico.

Un concepto central de la teoría de la evolución es la selección natural, que surge de tres observaciones bien establecidas: (1) Existe alguna variación en las características hereditarias dentro de cada especie de organismo, (2) algunas de estas características darán a los individuos una ventaja sobre otros en sobrevivir hasta la madurez y reproducirse, y (3) esos individuos probablemente tendrán más descendencia, que ellos mismos tendrán más probabilidades que otros de sobrevivir y reproducirse. El resultado probable es que a lo largo de generaciones sucesivas, la proporción de individuos que han heredado características que otorgan ventajas tenderá a aumentar.

Las características seleccionables pueden incluir detalles de bioquímica, como la estructura molecular de hormonas o enzimas digestivas, y características anatómicas que finalmente se producen en el desarrollo del organismo, como el tamaño de los huesos o la longitud del pelaje. También pueden incluir características más sutiles determinadas por la anatomía, como la agudeza de la visión o la eficiencia de bombeo del corazón. Por medios bioquímicos o anatómicos, las características seleccionables también pueden influir en el comportamiento, como tejer una determinada forma de telaraña, preferir determinadas características en una pareja o estar dispuesto a cuidar de la descendencia.

Las nuevas características hereditarias pueden resultar de nuevas combinaciones de genes de los padres o de mutaciones de ellos. Excepto por la mutación del ADN en las células sexuales de un organismo, las características que resultan de las ocurrencias durante la vida del organismo no pueden transmitirse biológicamente a la siguiente generación. Así, por ejemplo, los cambios en un individuo causados ​​por el uso o desuso de una estructura o función, o por cambios en su entorno, no pueden ser promulgados por selección natural.

Por su propia naturaleza, es probable que la selección natural dé lugar a organismos con características que se adapten bien a la supervivencia en entornos particulares. Sin embargo, el azar por sí solo, especialmente en poblaciones pequeñas, puede resultar en la propagación de características heredadas que no tienen una ventaja o desventaja inherente para la supervivencia o la reproducción. Además, cuando un entorno cambia (en este sentido, otros organismos también forman parte del entorno), la ventaja o desventaja de las características puede cambiar. Entonces, la selección natural no necesariamente resulta en un progreso a largo plazo en una dirección establecida. La evolución se basa en lo que ya existe, por lo que cuanta más variedad ya existe, más puede haber.

La operación continua de la selección natural sobre nuevas características y en entornos cambiantes, una y otra vez durante millones de años, ha producido una sucesión de diversas especies nuevas. La evolución no es una escalera en la que todas las formas inferiores son reemplazadas por formas superiores, y los humanos finalmente emergen en la cima como las especies más avanzadas. Más bien, es como un arbusto: muchas ramas surgieron hace mucho tiempo, algunas de esas ramas se han extinguido, algunas han sobrevivido aparentemente con poco o ningún cambio a lo largo del tiempo y algunas se han ramificado repetidamente, a veces dando lugar a organismos más complejos.

El concepto moderno de evolución proporciona un principio unificador para comprender la historia de la vida en la tierra, las relaciones entre todos los seres vivos y la dependencia de la vida del entorno físico. Si bien todavía está lejos de ser claro cómo funciona la evolución en cada detalle, el concepto está tan bien establecido que proporciona un marco para organizar la mayor parte del conocimiento biológico en una imagen coherente.

Copyright y copia 1989, 1990 de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia


Ver el vídeo: Primeros intentos de vuelo por el hombre (Enero 2022).